¿Cómo realizar la reposición de nutrientes de la piel neonatal e infantil?

La piel humana ejerce la importante función de actuar como barrera entre el organismo y el medio externo.

La piel humana ejerce la importante función de actuar como barrera entre el organismo y el medio externo. Sin embargo, la piel de los recién nacidos y neonatos no está completamente adaptada y formada. Esto compromete la principal acción de la barrera: la protección contra la pérdida de agua y nutrientes¹.

El uso de hidratantes y emolientes puede auxiliar en el mantenimiento de la integridad de la piel infantil, minimizando las pérdidas transepidérmicas. Además, pueden mejorar la maduración y la reparación de la barrera², considerando que la piel presenta un mayor índice de pérdida hídrica y un menor factor natural de hidratación. Los hidratantes y emolientes actúan de maneras distintas: los emolientes protegen y conservan el agua en los tejidos, mientras que los hidratantes agregan agua al estrato córneo³.

El aumento del agua proporciona mayor hidratación, manteniendo los corneocitos más unidos, o sea que la barrera se vuelve más firme y reforzada. De esta forma, la piel del bebé se presenta menos susceptible a los ataques de sustancias nocivas³.

Para garantizar el efecto deseado de hidratación y reposición de nutrientes, las lociones deben contener una combinación de agentes hidratantes de dos categorías: humectantes y oclusivos. Los agentes humectantes como la glicerina, atraen el agua hacia las capas superficiales de la piel, mientras los agentes oclusivos, como el petrolato, actúan impidiendo la evaporación del agua4.

Adicionalmente, es deseable realizar la reposición de lípidos. El ácido esteárico es un ácido graso libre idéntico al que está naturalmente presente en la piel, responsable de ofrecer flexibilidad a la estructura5. La combinación del ácido esteárico con un surfactante suave puede minimizar la quita de nutrientes de la capa lipídica, además de reponer eventuales pérdidas, disminuyendo los efectos agresivos sobre el estrato córneo durante el baño.5,6.

Por lo tanto, una buena loción hidratante debe contener la combinación de agentes que asocie los efectos de oclusión, humectación y reposición de lípidos, disminuyendo el compromiso de la barrera cutánea y la pérdida de nutrientes. Sumado a eso, debe ser desarrollada especialmente para la piel sensible y delicada del belé.

Referencias:

  1. Afsar FS. Physiological skin conditions of preterm and term neonates. Clin Exp Dermatol. 2010;35:346-50.
  2. Ness MJ,Davis DM, Carey WA. Neonatal skin care: a concise review. Int J Dermatol. 2013 Jan;52(1):14-22.
  3. Lodén M. The clinical benefit of moisturizers. J Eur Acad Dermatol Venerol. 2005; 19(6):672-688
  4. Draelos ZD. Active agents in common sin care products. Plast Reconstr Surg. 2010; 125(2):719-724.
  5. Froebe CL, Simion FA, Rhein LD et al. Stratum corneum lipid removal by surfactants: relation to in vivo irritation. Dermatologica 1990; 181:277-83.
  6. Imokawa G. Surfactant-induced depletion of ceramides and other intercelular lipids: implication for the mechanism leading to dehydration of the stratum corneum. Exog Dermatol 2004;3:81-98.

Por BabyDove