¿Es suficiente el baño solo con agua?

La piel neonatal sufre un proceso de adaptación progresiva durante el primer año de vida, y es más susceptible a las acciones del medio externo.

La piel neonatal sufre un proceso de adaptación progresiva durante el primer año de vida, y es más susceptible a las acciones del medio externo. Por esa razón, frecuentemente se recomienda el baño solo con agua. Sin embargo, las evidencias científicas más actuales apuntan a que la limpieza de la piel solo con agua puede causar una fricción innecesaria de los tejidos y esto está relacionado con la mayor incidencia de la dermatitis atópica en la infancia(1,2).

El baño solo con agua no proporciona la higiene completa de la superficie cutánea porque no es capaz de remover las sustancias liposolubles presentes en la piel, como residuos fecales y sebo(2-4). Además, puede estar asociado al resecamiento cutáneo debido a la escasa capacidad de amortiguación del agua que produce un aumento del pH de la piel y una mayor actividad de las enzimas proteolíticas(5,6).

En ese sentido, el baño con agua y agentes de limpieza adecuados mantiene la piel infantil libre de sustancias potencialmente irritantes como la saliva, las secreciones nasales, la orina, las heces, las enzimas y microorganismos, retirando suciedades con el mínimo esfuerzo y evitando la fricción de la piel(7).

El objetivo fundamental de la limpieza de la piel del niño es que quede simultáneamente limpia y húmeda. Para eso los agentes más utilizados son los jabones líquidos o en barra y los emolientes, con características adaptadas a esa etapa de la vida de acuerdo con las variaciones fisiológicas de la piel infantil, principalmente en lo que se refiere al pH y a la ausencia de sustancias alergénicas o irritantes(8,9).

Así, el agente de limpieza ideal debe contener por lo menos un surfactante suave de propiedades hidrofílicas y lipofílicas para remover suciedades e impurezas presentes en la piel y reducir la tensión superficial. Esto permite la remoción de lípidos de la superficie y obtiene una higiene de la piel con el mínimo esfuerzo mecánico y de fricción durante el baño(7,5,10).

Se concluye que aunque varios agentes de limpieza estén indicados para la higiene del adulto, el baño de bebés, niñas y niños requiere la elección de productos adecuados y formulados específicamente para esa faja etaria que contribuyan a la higiene y los cuidados de la piel, o sea el balance entre la limpieza de la superficie cutánea y el mantenimiento de las propiedades homeostáticas de la piel(1,3).

Referencias:

  1. Blume-Peytavi U, Cork MJ, Faergemann J, SzczapaJ,Vanaclocha F, Gelmetti C. Bathing and cleansing in newborns from day 1 to first year of life: recommendations from a European round table meeting. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2009; 23(7):751-759. 34.
  2. Galzote C, Dizon MV, Estanislao R, Mathew N. Opportunities for mild and effective infant cleansing beyond water alone. J Am Acad 2007;56 Suppl.2: AB158 (Abstract P2420)
  3. Gelmetti C.Skin cleansing in children. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2001 Sep;15 Suppl 1:12-5.
  4. Lavender T, Bedwell C, O'Brien E, Cork MJ, Turner M, Hart A. Infant skin-cleansing product versus water: A pilot randomized, assessor-blinded controlled trial. BMC Pediatrics 2011, 11(1):35
  5. Ananthapadmanabhan KP, Subramanyan K, Nole G. A global perspective on caring for healthy stratum corneum by mitigating the effects of daily cleansing: report from an expert dermatology symposium. Br J Dermatol. 2013 Jan;168 Suppl 1:1-9.
  6. Ananthapadmanabhan KP, Moore DJ, Subramanyan K, Misra M, Meyer F. Cleansing without compromise: the impact of cleansers on the skin barrier and the technology of mild cleansing. Dermatol Ther. 2004;17 Suppl 1:16-25.
  7. Telofski LS, Morello AP 3rd, Mack Correa MC, Stamatas GN. The infant skin barrier: can we preserve, protect, and enhance the barrier? Dermatol Res Pract. 2012;2012:198789.
  8. Einchenfield L.F. FIJ, Esterly N. B. Neonal Dermatology. Elsevier S, editor: Elsevier; 2008. 567 p.
  9. Garcia Bartels N, Scheufele R, Prosch F, Schink T, Proquitte H, Wauer RR, et al. Effect of standardized skin care regimens on neonatal skin barrier function in different body areas. Pediatric dermatology. 2010;27(1):1-8. Epub 2010/03/05.
  10. Kuehl BL, Fyfe KS, Shear NH. Cutaneous cleansers.Skin Therapy Lett. 2003 Mar;8(3):1-4.

Por BabyDove