Cómo decorar la habitación de un bebé

El ambiente en el que tu bebé irá crecer debe ser cálido, agradable, estimulante, cómodo y extremamente seguro. Por el cuarto o el quinto mes de embarazo ya será hora de empezar a pensar en el cuarto de tu bebé.

El ambiente en el que tu bebé irá crecer debe ser cálido, agradable, estimulante, cómodo y extremamente seguro. Por el cuarto o el quinto mes de embarazo ya será hora de empezar a pensar en el cuarto de tu bebé.

Si bien hay familias que ya van realizándolo, en otros países la costumbre es no colocar nada hasta que el nacimiento se produce ytodo está ok.

No obstante las cosas ya están pensandas y a veces hasta compradas, solo falta traerlas a casa.

El saber el sexo que tendrá ayudará mucho en la elección del tema para la decoración de su habitación, aunque hoy en día los criterios permiten mezclas. Por ejemplo, el tema del Winnie the pooh se usa tanto para niños como para niñas. Lo mismo ocurre con el tema de ositos, de animales, de jardines, cielo, y otros. Solo se distingue la habitación cuando el tema es más puntual como en el caso de Blanca Nieves, Toy Story, Barbie, y otros para los cuales se puede encontrar set completo del tema, es decir, las sábanas, la manta, el edredón, muebles, cuadros, cortinas, cenefas, etc, todo ya hecho. Pero en la decoración y tratándose de niños, las ideas pueden cruzar las posibles fronteras.

Los colores de la habitación abandonan cada vez más el tradicional azul para niños y el rosa para las niñas. Hoy en día muchas familias optan por el beige, el amarillo claro e incluso por el lila. Hay pinturas para todos los gustos, en tonos fuertes o suaves. Para los más pequeños de la casa, se recomienda los colores más suaves, que revelan tranquilidad.

Iluminación de la habitación del bebé

Cuanto a la iluminación de la habitación se aconseja que sea de dos tipos: una en el centro del techo, y otra en formato de media luna en una de las paredes del cuarto. Esta última la podéis utilizar en el caso de que el bebé necesite cuidados durante la noche, sin tener que ser incomodado con la luz más fuerte. Una luz tenue puede ayudar también al bebé a que concilie mejor el sueño.

Las cortinas son necesarias para controlar la entrada de luz natural durante el sueño diurno del bebé. Se recomienda que usemos las que están hechas de materiales que no atrapen mucho polvo. El mismo consejo se puede aplicar al protector de la cuna y a la colcha. Que sean de un tejido que no absorba tierra y ningún tipo de polvo. 

Cuanto más sencillo sea el mobiliario de la habitación, mejor. Al principio, el bebé necesitará de una cuna, un armario y un cambiador. Luego, sería conveniente que tuviera un baúl para los juguetes, silla y mesita de actividades para cuando empiece a hacer sus primeros garabatos, y un corro para cuando esté sentadito jugando. La posición y distribución de los muebles son muy importantes porque van a determinar la practicidad a la hora de usarlos. 

Cuanto a los colchones, existen cuatros tipos distintos por sus materiales y precios. El de espuma es más barato, es antialérgico, pero menos higiénico. El de muelles es el segundo más barato, y su ventaja es que dispone de dos caras distintas: una para los meses más calientes y otra para los meses más fríos. El tercero tipo es el de fibra de coco. Tiene mejor higiene porque impide la acumulación de humedad, pero es más caro que los dos primeros. El cuarto colchón puede llegar a costar unos 100 euros. Es de látex, el más higiénico, y el que mejor se adapta al cuerpo del bebé. 

Consejos de seguridad para la habitación del bebé

El ambiente en el que tu bebé irá crecer debe ser cálido, agradable, estimulante, cómodo,... Un espacio en el que el bebé se sienta protegido y arropado. Y por lo tanto es necesario que sea extremamente seguro. Usa pinturas no tóxicas, muebles con bordes redondeados, protectores de enchufes, de cajones, de puertas y ventanas, además de cubre radiadores. Guarda bien los medicamentos, las pomadas, y otros materiales que el bebé pueda llevar a la boca. Evita los objetos de cristal, de cerámica, u otros que puedan romperse y dañar al bebé. Todo cuidado es poco a la hora de protegerlo.

Es muy importante que la habitación del bebé no esté sobrecargada de cosas, de peluches, y otros objetos decorativos. En los primeros meses, evita las alfombras. Atrapan mucho acaro y tierra, lo cual puede provocar alguna alergia al bebé. Una habitación cargada de objetos es más difícil de limpiar, y la limpieza es un factor importante para la salud del bebé. Aparte de eso la habitación debe tener una buena ventilación.