Conocé a tu cuerpo: PAP y autoexamen de mama

Cuando nuestros hijos son pequeños los llevamos periódicamente a consulta médica. Pero, y nosotras ¿por qué consultamos cuando enfermamos?

Tenemos que vencer la pereza y hacernos un poco de tiempo para ir al médico y realizarnos los exámenes preventivos necesarios. Entre ellos encontramos: el PAP o Papanicolau y el autoexamen de mama.

¿Qué es el PAP?

Es un examen que permite conocer el estado del cuello del útero, estudiándose las células que se desprenden del mismo. Algunas veces se detectan alteraciones que tratadas a tiempo pueden evitar el desarrollo de cáncer. Estas alteraciones aparecen más frecuentemente entre los 40 y 50 años.

¿Quiénes se lo deben hacer?

Todas las mujeres que tengan o hayan tenido relaciones sexuales; especialmente las mayores de 40 años. ¡Demora pocos minutos y no duele!

¿En qué condiciones debe realizarse?

Tener en cuenta que 48 horas antes:

-no mantener relaciones sexuales

-no realizar irrigaciones

-no ponerse óvulos

¿Qué es el autoexamen de mama?

Es el método más sencillo para detectar cualquier alteración mamaria en sus primeras etapas, posibilitando un diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado. La práctica del autoexamen una vez al mes, luego de los 30 años, permite identificar las características normales de los senos, lo cual facilitará en lo sucesivo el reconocimiento de cualquier alteración.

¿Cuándo debe realizarse?

Es conveniente fijar un día del mes para realizar el autoexamen. El momento indicado es inmediatamente después de la menstruación.

¿Cómo realizar el autoexamen de mama?

1. Observación o insepección: En un lugar bien iluminado, de pie frente a un espejo, desnuda de la cintura hacia arriba realiza una observación detenida buscando irregularidades a nivel de:

  • Piel: hundimientos, venas dilatadas, etc.
  • Contornos: (superior, inferior e interno). Luego de realizar la inspección de frente, gira hacia un lado y luego hacia el otro para visualizar el contorno externo de cada mama.
  • Tamaño y forma: Tumoraciones o bultos.
  • Pezón – Aréola: Deformaciones, hundimientos, secreciones.

Atención: Realiza la observación: 1° con los brazos a lo largo del cuerpo, 2° con los brazos en alto y 3° con las manos en la cintura inclinándose hacia delante. Las tres posiciones permiten una visualización total de las mamas.

2. Palpación: Debe realizarse acostada, boca arriba, colocando una almohadilla o una toalla doblada en la espalda a la altura de la mama a examinar. La palpación se realiza con la mano floja y plana, los dedos juntos, apoyando las yemas sobre las zonas a examinar, imprimiendo pequeños y suaves movimientos circulares, hasta completar toda la zona.

Procedimiento:

Este examen debe realizarse en forma ordenada:

  • Comienza por la izquierda palpando con la mano derecha.
  • La palpación de las zonas externas, axila y pezón debe realizarse con el brazo a lo largo del cuerpo.
  • La palpación de las zonas internas debe realizarse colocando la mano del mismo lado de la mama a examinar, por debajo de la cabeza. 

Recuerda: La detección oportuna del cáncer de mama no sólo puede salvarte la vida sino que, además, puede posibilitar la conservación del seno.

Fuente: Programa de prevención de cáncer de cuello uterino. Comisión honoraria de lucha contra el cáncer. Programa de detección oportuna del cáncer de mama. Ministerio de Salud Pública.