Criando bebés prematuros

Se considera prematuros a los bebés que no llegan a las 36 semanas de gestación. ¿Qué pasa si nacen bastante antes, como suele suceder en los embarazos múltiples y en otros casos?

Se considera prematuros a los bebés que no llegan a las 36 semanas de gestación. ¿Qué pasa si nacen bastante antes, como suele suceder en los embarazos múltiples y en otros casos?

Se considera prematuros a los bebés que no llegan a las 36 semanas de gestación, aunque a las 36 semanas algunos ya están completamente desarrollados, ¿qué pasa si nacen bastante antes, como suele suceder en los embarazos múltiples y en otros casos? Generalmente deben permanecer internados por tiempo variable en unidades de neonatología, CTI pediátrico, etc. Una vez que son dados de alta, estos bebés necesitan mucho amor y dedicación y algunas medidas que ya habremos ido aprendiendo durante la internación. Un bebé prematuro tiene las mismas expectativas de desarrollarse que otro bebé, especialmente si al nacer ha superado el quilo de peso.

Una vez en casa
1) La higiene es fundamental, casi escrupulosa: lavarse las manos antes de tomar al bebé, cambiar los pañales cada 3 o 4 horas aunque no hayan movilizado el intestino, muy buena limpieza de la habitación donde van a estar.
2) Los animales domésticos, especialmente perros y gatos es conveniente que no se acerquen a los bebés por lo menos hasta el primer año de vida. Estos animales juegan y los huelen, por eso pueden transmitir gérmenes incluso por su respiración.
3) Cuidado con las visitas. Es bueno hacerlas saber que:
a. es mejor no tocar al bebé, el tenerlos en brazos se reserva a los padres, abuelos, etc.
b. si hay alguien resfriado, o que estuvo resfriado hace pocos días o le parece que se está por resfriar, es mejor que se abstenga de hacer la visita, un resfrío puede complicar la evolución de un bebé prematuro.
c. Cuando empiecen a venir las visitas, es bueno dosificarlas, que no entren a la habitación del bebé más que 2 personas por vez.
4) Se recomienda sacar a la calle a los bebés prematuros cuando el tiempo lo permita, para que tomen aire y sol, importante: protegerlos. Si se dispone de una terraza, unos minutos al día pueden ser suficientes.
5) Las primeras noches que duermen en su casa, pueden extrañar las luces y los sonidos del sanatorio. Especialmente la primera noche prueben dejar una pequeña luz encendida, es importante acompañarlos y reconfortarlos.
6) Siempre que sea posible hay que alimentarlos con leche materna .Ya conocemos los grandes beneficios.
7) Para dormir: Es mejor colocar al bebé boca arriba o de costado, no abrigarlo demasiado, si la cuna es muy amplia, coloca debajo de la sábana inferior, en los costados unas toallas arrolladas, eso hará que el bebé se sienta más seguro y protegido y evitará a la vez que se dé vuelta.

Si observas en el bebé: dificultad para respirar, dificultad para conciliar el sueño durante dos noches seguidas, una disminución importante en el número de pañales mojados o no moviliza el intestino durante más de tres días seguidos, color azulado o rostro muy pálido, llora durante más de una hora sin que lo puedas consolar, no se despierta o le cuesta mucho despertarse, se mueve poco al estar despierto, cualquier otra cosa que te preocupe llama al médico, la mayor parte de las veces será algo sin importancia, pero es mejor salir de dudas. Siempre que tengas tiempo juega con tu bebé, levántalo en brazos, acarícialo, todos esos estímulos favorecen el desarrollo y la maduración del sistema neurológico.