Cuidados para mantener el cabello saludable

¿Cómo mantener la hidratación del cabello y del cuero cabelludo con el uso de agentes tópicos?

La higiene capilar es esencial para mantener el cuero cabelludo y el cabello saludables. Si se trata de bebés, niños y niñas, este cuidado es diferente y requiere la elección de agentes adecuados. Aunque no haya un consenso en la literatura sobre cuándo iniciar el uso de agentes de limpieza, el uso de shampoos y acondicionadores puede ayudar en el cuidado, proporcionando brillo, suavidad y facilitando el peinado, especialmente a partir de los seis meses o cuando el volumen del pelo ya sea mayor.

Los shampoos son productos destinados a la limpieza del cabello y del cuero cabelludo. Actúan quitando la grasitud, el sudor, las células descamadas del cuero cabelludo y residuos de polución u otros productos capilares(1).

El principal elemento del shampoo es el agente de limpieza, denominado surfactante, que está compuesto por dos partes moleculares: una polar y otra apolar. La parte apolar se liga a las impurezas mientras que la parte polar se liga al agua permitiendo, de esa forma, la remoción y el enjuague(2). Se puede agregar otros agentes a la formulación del shampoo, como el ácido esteárico, que garantiza la reposición del lípido esencial de la piel limpia, disminuyendo los efectos de la agresión a la piel durante el baño (3,4,5).

Los acondicionadores sedeben usar luego del lavado del cabello con el shampoo. El objetivo es mejorar el peinado y la suavidad del cabello(6). Los principales componentes de los acondicionadores son sustancias catiónicas, derivadas de proteína, siliconas y formadores de película. Esa película protectora preserva la cutícula de los cabellos, que funciona como una especie de barrera, así como la piel humana.

Según las Recomendaciones Europeas de Cuidado de los Recién nacidos, estos productos deben atender los mismos criterios que cualquier producto de higiene infantil: suavidad con la piel y los ojos, evitar el resecamiento y no irritar la piel(7). En este contexto, la elección de productos hipoalergénicos, con pH adecuado a la piel, y probados por pediatras, dermatólogos y oftalmólogos es fundamental.

Referencias

1. Faria AB et al. Desenvolvimento e avaliação de produtos cosméticos para a higiene capilar contendo tensoativos "não-sulfatados". Rev Ciênc Farm Básica Apl. 2012;33(4):521-527
2. Hernandez M, Fresnel MM. Manual de cosmetologia. Rio de Janeiro: Revinter. 2008; 3: 352p
3. Ananthapadmanabhan KP, Lips A, Vincent C et al. pH-induced alterations in stratum corneum properties. Int J Cosmet Sci 2003.
4. Froebe CL, Simion FA, Rhein LD et al. Stratum corneum lipid removal by surfactants: relation to in vivo irritation. Dermatologica 1990; 181:277-83.
5. Imokawa G. Surfactant-induced depletion of ceramides and other intercellular lipids: implication for the mechanism leading to dehydration of the stratum corneum. Exog Dermatol 2004; 3:81-98.
6. Abraham LS et al. Tratamentos Estéticos e Cuidados dos Cabelos: uma visão médica (parte 2). Surgical & Cosmetic Dermatology. 2009.
7. Blume-Peytavi U, Cork MJ, Faergemann J, SzczapaJ,Vanaclocha F, Gelmetti C. Bathing and cleansing in newborns from day 1 to first year of life: recommendations from a European round table meeting. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2009; 23(7):751-759. 34.

Por BabyDove