Deben probar vegetales de bebés para aceptarlos de más grandes

Los vegetales no son los alimentos preferidos de los niños, pero un estudio enseña cómo enseñarles a comerlos. Según la investigación del British Journal of Nutrition, la clave es sumarlos a su dieta apenas empiezan a comer.

“Las evidencias sugieren que introducir legumbres y verduras en el comienzo de la vida de los bebés puede tener consecuencias en su salud futura”, afirma el estudio bautizado An exploratory trial of parental advice for increasing vegetable acceptance in infancy (Un test de recomendaciones a los padres para aumentar la aceptación de vegetales en la infancia).

Gran Bretaña, Portugal y Grecia fueron tres de los países estudiados por los investigadores, que intentan analizar el impacto de las recomendaciones de los pediatras y su incidencia en el gusto de los niños.

“Es posible que a los niños les gusten estos alimentos solo por probarlos muchas veces. Niños más grandes y adultos son más abiertos a probar y aceptar nuevos sabores, por eso la fase de introducción de alimentos es crucial para que se aprenda a disfrutar de diferentes alimentos”.

Más allá de papas y zanahorias
Los investigadores dividieron a las 139 familias estudiadas (integradas con embarazadas y madres de bebés con menos de seis meses) en dos grupos. En el primero se les instruyó darle 5 verduras y legumbres a los bebés, una por día, durante dos semanas. Entre las recomendaciones se les instruyó a preparar alimentos diferentes y no ofrecerles solamente papa y zanahoria, como es costumbre. Luego de ese período, los padres debieron continuar ofreciéndoles a los niños vegetales y luego sumar a la dieta frutas. En tanto, los padres del segundo grupo simplemente siguieron las recomendaciones habituales, sin sumar un nuevo alimento (y sabor) cada día.

El estudio concluye que ofrecer vegetales a los bebés determinará la aceptación futura de estos alimentos. La clave, según remarca, es reiterar el ofrecimiento porque estos alimentos no siempre se aceptan la primera vez.

Fuente: uy.emedemujer.com