Los niños que pasan mucho tiempo mirando televisión y otros dispositivos tienen más riesgo de padecer estrés y depresión

Según un informe publicado por el Servicio de Salud de Inglaterra, llamado “Cómo un comportamiento saludable contribuye con el bienestar de los niños”, mirar televisión y otras pantallas puede tener riesgos emocionales y psicológicos en los niños: altos niveles de estrés, ansiedad y depresión.

El informe utilizó datos de la ONG NatCen Social Reserch, según los cuales los índices de “bienestar subjetivo” (sensación de bienestar) descienden desde un 24% en los pequeños de 11 años, hasta un 8% en los de 15 años que dedican cuatro o más horas frente a las pantallas.

Por lo tanto, las probabilidades de disfrute de un alto bienestar es tres veces mayor en un joven que pasa menos de una hora por día frente a las pantallas que en uno que pasa cuatro. 

Otro estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica Pennington, Estados, Unidos, señala que un “elevado número de horas de consumo televisivo están asociados con un depósito específico de adiposidad y un riesgo cardiometabólico”.

Este trabajo incorpora como factor de riesgo la presencia de un televisor en el dormitorio, ya que los que contaban con uno tenían más grasa corporal, más tejido adiposo subcutáneo y un mayor perímetro en la cintura. También indican que más de dos horas diarias de televisión aumentan de modo significativo el tamaño de la cintura de los niños. 

Fuente: Consumer.es
Imagen: Babybooks Fotografía Infantil