"> "/>

Martín Avdolov: Autor de "El Corazón Creativo"

Martín Avdolov (Uruguay) es comunicador, publicista, guionista y escritor. Charlamos con él sobre su último libro llamado "El Corazón Creativo" (2017).

Inquieto por naturaleza, con una curiosidad infinita y pasión por la vida, busca generar un impacto positivo en las personas a través de acciones que generen mejores procesos y productos creativos.

1. ¿Qué objetivo te planteaste al escribir "El Corazón Creativo"?

Como docente de talleres de creatividad siempre me sorprende el elevado número de personas que no se consideran creativas en absoluto. El libro busca inspirar a los lectores a reencontrarse con su creatividad que es, en definitiva, parte de su propia esencia.

2. En el libro mencionás un momento que tuviste de iluminación, donde contás cuándo detectaste que sos creativo. ¿Podrías contarnos esa historia?

Siempre estuve conectado con mi esencia creativa, sin embargo a los 18 años, luego de que mi padre sufriera un accidente, fui consciente de ello. Es una historia que oculté durante mucho tiempo y escribirla fue en cierta forma una experiencia liberadora. Mi idea con el libro es que los lectores puedan conectarse con su creatividad sin atravesar eventos traumáticos. Aspiro a que puedan conseguirlo de una forma mucho más saludable.

3. De hecho hay muchas historias personales. ¿Podemos decir que es un libro autobiográfico?

Sin duda. Todo el libro recorre experiencias personales que me llenaron de aprendizajes. Durante años no fui consciente de toda la riqueza intelectual y emocional que fui adquiriendo. Una vez que lo hice llegué a la conclusión de que en vez de guardármelo, lo mejor era compartirlo con el resto de las personas y devolver lo que recibí.

4. Hablás de algunos momentos duros de tu infancia, ¿buscás en cierto modo empoderar a los jóvenes que tienen dificultades para que sepan que las circunstancias no son impedimentos?

Exacto. En un mundo cada vez más cambiante las habilidades emocionales son fundamentales para poder salir adelante. Por eso también estoy alineado con el trabajo que hace la fundación Educación Responsable en Uruguay y el mundo. La imposición de la lógica y la razón en el sistema educativo por sobre otro tipo de habilidades creo que ha generado muchísimo daño.
¿Se puede medir el talento de un pez en base a la habilidad para trepar árboles? Hace poco estrenaron la serie Genius que relata la vida de Albert Einstein y cómo en un momento de su juventud le dicen que más allá de la Física tiene que ser bueno en un sinfín de materias. Nadie entendía su verdadera pasión y propósito. En las redes sociales leí la anécdota de un niño que le iba bárbaro en dibujo pero no era bueno en matemáticas. El padre tomaba la decisión de pagarle clases particulares de matemáticas cuando lo que decía el artículo era que había que apoyarlo en su pasión, es decir, en lo que era bueno y disfrutaba hacer en la vida. Es un cambio de enfoque interesantísimo y hay varios países que lo implementan. No digo que los niños dejen de estudiar matemáticas. Sería una locura. Lo que digo es que no podemos desatender otras habilidades que también son muy importantes.
El caso de la creatividad es curioso, porque no se trata de una disciplina exclusiva, sino que es una habilidad transversal a todas las profesiones. Por eso es sumamente importante darle su lugar en la academia. Al igual que la resilencia, la empatía, son cuestiones propias de nuestra humanidad que no pueden ni deben quedar en un segundo escalón detrás de la aparente solidez racional de un mundo que ya no existe.

5. Uno de los capítulos se refiere a tomar riesgos. En la vida se nos presentan oportunidades continuamente. ¿Qué hace a algunas personas asumir riesgos y otras no?

Todos asumimos riesgos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. La vida es un riesgo constante aunque no seamos conscientes de ello. Muchas veces hablo con personas que me preguntan si no me da miedo viajar a Israel a visitar a mi hermana. No son conscientes de que tengo más chance de matarme en un choque yendo a un asado en Uruguay que en un atentado terrorista. No es una impresión mía, sino pura estadística.
Asumir que el riesgo es parte de la vida es liberador y nos permite atrevernos a dar pasos significativos.
Te lo digo de una forma bien clara y que está desarrollada en el libro: el mayor riesgo en la vida es no asumir riesgos. El problema es que nos enseñan a ver un solo lado del riesgo, la cara más oscura. Sin embargo hay otra luminosa y es ahí donde pasan las cosas.

6. Todos los niños tienen creatividad innata. ¿Qué mata la creatividad de algunas personas?

Son muchísimos factores y muchos de ellos son la razón principal por la que a los niños les empieza a dejar de gustar la escuela. Teresa Amabile, de la Universidad de Harvard, los resume a la perfección como "los asesinos de la creatividad". Les recomiendo buscarlo en Internet.
Otro elemento a destacar son los juicios que referentes emiten sobre nosotros en algún momento de nuestra infancia y adolescencia y que quedan dando vueltas en diálogos interiores totalmente perjudiciales. Parte de mi trabajo como docente de creatividad es re-conectar a los alumnos con su creatividad silenciando esos diálogos cada vez que aparecen.
Mi hijo tiene siete años, y desde hace un par de años comenzaron a aparecer esos juicios negativos. Lo primero que me dijo fue que era desprolijo. Tenía 5 años. ¿Cómo puede ser? Si nadie lo "exorcisa" puede seguir toda su vida creyendo que es desprolijo.
Hace poco me dijo que era "inquieto". Le dije que no era inquieto, que era un niño de siete años, y que los niños se mueven. Si fuera un niño "quieto" estaría preocupado.

7. Hablanos de tu vida como papá. Al poco tiempo de que nació tu hijo te separaste. ¿Cómo es ser un papá soltero?

Mi hijo tenía poco más de un año cuando me divorcié. No fue fácil pero estoy seguro que fue la mejor decisión que podíamos tomar. Hoy mi hijo puede ver a sus padres felices, que le dan todo el amor que necesita.
Los primeros años me costaron bastante, sobre todo porque no estaba acostumbrado a llevar adelante una casa y todo lo que refería a mi hijo era novedoso. Con mucho trabajo, amor y paciencia (aunque la frase parezca un cliché) logré sobreponerme a las dificultades. A partir de los tres años puedo decir que cada día que pasa disfruto muchísimo de la paternidad. No hay nada que disfrute más que estar con mi hijo, con quien comparto muchísimo tiempo en la semana.

8. Tu vida laboral es y fue bastante versatil. ¿En qué proyectos estás trabajando hoy?

A veces da la impresión de que me dedico a muchas cosas, sin embargo todas tienen una raíz en común que es la creatividad. Me considero un generador de contenidos creativos. En algunos medios y lenguajes alcancé una mayor especialización. Trabajo mucho en la comunicación de marcas, contenidos audiovisuales y la escritura. Salvo alguna mínima excepción podría decirte que mi tarea pendiente es trabajar en el mundo de los videojuegos. Sin duda es el presente más interesante y el futuro más rentable en el mercado del entretenimiento. Me interesa muchísimo el edutainment.
Hace más de diez años que soy docente en creatividad tanto en la Universidad ORT como en talleres dirigidos a organizaciones.

9. Hablanos de tu rol docente. ¿Lográs convencer a los jóvenes de que todos son creativos a pesar de que algunos no se perciban a sí mismos de esta manera?

Eso habría que preguntárselo a los alumnos. Lo que sí puedo afirmar es que redescubrí el rol del docente en este siglo XXI y es maravilloso. No doy muchas horas de clase a la semana pero cada día que pasa es un aprendizaje impresionante. Sobre todo los trato como adultos y me siento más un guía y un motivador que un transmisor de conocimientos. La información está a disposición para todo el mundo. La clave está en qué hacer con eso y cómo sacar el mayor provecho. Por eso la referencia anterior a las habilidades emocionales. Muchas veces la clave del éxito personal y profesional no es la información a la que accedemos sino cómo la procesamos.

10. Si tuvieras que citar algún párrafo especial de tu libro, ¿cuál sería y por qué lo elegís?


Creo que es un buen resumen de lo que busqué transmitir en el libro.

Descargá su libro "El Corazón Creativo" haciendo clic aquí.

Fotografías: BabyBooks - Fotografía Infantil



Por Lic. Raquel Oberlander