Por primera vez prisión por "violación por Internet"

Bjorn Samstrom tiene 41 años y este mes fue condenado a 10 años de cárcel por haber violado por Internet a 27 menores de edad, la mayoría niñas menores de 15 años.

Bjorn Samstrom tiene 41 años y este mes fue condenado a 10 años de cárcel por haber violado por Internet a 27 menores de edad, la mayoría niñas menores de 15 años. La sentencia fue emitida por un tribunal de Upsalla, al norte de Estocolmo, la capital de Suecia, y es la primera vez que alguien es declarado culpable por cometer una "violación por Internet" y por poseer pornografía infantil, ya que todo quedó registrado en su computadora.

El hombre obligó a 26 niñas y un niño de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido a realizar varios actos sexuales frente a una cámara web mientras observaba. Si no lo hacían, los amenazaba con asesinar a sus seres queridos y publicar el contenido en sitios web de pornografía. Los hechos ocurrieron entre 2015 y principios de 2017.

Pero ¿qué es una "violación por Internet"?

La fiscal del caso, Annika Wennerstöm, contestó: "Es sólo la imaginación del depredador sexual la que establece los límites. La tecnología no conoce límites. Por eso tenemos que adaptar nuestra forma de pensar a qué puede ser una violación (...), no siempre tiene por qué haber ataques o coacciones físicas". "Es fácil cruzar la línea, mucho más fácil que ir a un parque infantil y encontrar una víctima. Pero nosotros no nos tomamos esto a la ligera. Son crímenes reales, con una herramienta virtual", agregó.

18 de las 26 niñas fueron entrevistadas durante el proceso judicial que duró 20 días. Las otras nueve víctimas no fueron identificadas. El condenado reconoció los actos cometidos hacia las víctimas, aunque negó haber cometido violaciones.

Ha habido casos similares, como el del mexicano Luis Mijangos, quien fue sentenciado en California, EE.UU., a seis años de cárcel en 2011 por usar un software malicioso para extorsionar sexualmente a varias adolescentes. Sin embargo, según el informe del FBI, fue juzgado por "ciberterrorismo" y "guerra psicológica", y no por violación online como en este caso.

En los últimos años Suecia se ha visto desbordada por una epidemia de asaltos sexuales y violaciones. Según la ONU, es el segundo país del mundo con la mayor tasa de denuncias de violación por habitante. Según estadísticas oficiales, solamente en 2015 hubo 17.300 hechos de violencia sexual. Y, de acuerdo con el Consejo Nacional para la Prevención de Delitos, esa oleada de asaltos sexuales ha propiciado un cambio para endurecer las penas, entre ellos: la clasificación de ciertos actos de explotación sexual y "sextorsión online" (extorsión o chantaje sexual), además de aquellas situaciones en las que "la víctima reacciona pasivamente". Se incluye el concepto de "violación online" y el hecho de que no sea necesario el contacto físico con la víctima para que el crimen sea tratado como violación.

James Chalmers, un profesor de derecho de la Universidad de Glasgow, Reino Unido, habló con Motherboard: "La mayoría de las leyes de violación requieren que el acusado haya penetrado sexualmente a la víctima, por lo que en casi cualquier otro país sería imposible procesar lo que pasó en Suecia como violación". "Podría incentivar a otros países a replantearse la legislación sobre las violaciones", agregó.

Como padres debemos ayudar a que nuestros hijos no se conviertan en víctimas. Podemos prevenir acompañando y enseñando a nuestros niños que el abuso existe y que, si alguien hace algo que los incomoda, deben contarlo. Los padres tenemos que conocer las contraseñas de las redes sociales que utilizan. Este conocimiento no debe surgir de una imposición, sino que tiene que estar pactado al permitirles tener redes sociales, entendiendo que no es una mera invasión a la privacidad, sino que, en el caso que sospechemos alguna conducta extraña, vamos a estar atentos para ver si están en alguna situación de riesgo.

Fuentes: BBC y nota "Hablando con nuestros hijos sobre situaciones riesgosas" de la Ps. Silvia Cardozo en Mundobebé.