Trastornos visuales comunes en niños

Las enfermedades visuales suelen ser bastante frecuentes en los niños. Detectarlas a tiempo es fundamental para poder aplicar un tratamiento eficiente y corregirlas a tiempo. Los especialistas aconsejan que los niños se sometan a revisiones oftalmológicas de forma periódica. La primer revisión debe realizarse entre los dos y los cuatro años, si es que no se ha detectado ningún tipo de problema. La visión es tan importante que, incluso, se ha comprobado que una buena visión ayuda a tener un rendimiento escolar satisfactorio. Presentamos a continuación una lista de los trastornos en la vista más comunes:

  •   Miopía: es el más común en niños. Significa que el niño puede ver bien de cerca pero tiene problemas para ver de lejos. En la mayoría de los casos, comienza a desarrollarse a medida que el niño crece y suele afectar a niños de diez años de edad. Una forma de detectarlo es descubrir que un niño no lee bien lo que está escrito en el pizarrón desde el fondo del salón, pero sí lee o escribe sin ningún problema en su cuaderno. Además, el niño puede sufrir de dolores de cabeza, náuseas luego de leer, leer con los libros muy cerca de la cara o escribir con la cabeza muy cerca del cuaderno.
  •  Hipermetropía: Esta enfermedad de la vista provoca que el niño no pueda ver objetos que se encuentran cerca de él, pero no tiene problemas para ver de lejos. Si bien este trastorno no es frecuente en niños. La mayoría presenta un pequeño grado de hipermetropía hasta los siete años.
  • Astigmatismo: Este trastorno visual es causado por una curvatura anormal de la córnea. Es fácil de corregir y puede comenzar en la niñez. Algunos síntomas son: dolor de cabeza, cansancio de la vista, dificultad para leer y cansancio generalizado.
  •  Estrabismo: Este es uno de los problemas de visión más comunes en niños. Los ojos no se encuentran alineados en la misma dirección y pueden desviarse hacia adentro (estrabismo convergente), hacia afuera (estrabismo divergente) o hacia arriba o abajo. Incluso, quien sufre de estrabismo puede presentar más de un tipo. Los bebés de menos de seis meses pueden tener una forma de estrabismo que aparece y desaparece, pero es algo normal. La causa más frecuente de estrabismo es la falta de musculatura en los ojos. Algunos síntomas que puede presentar un niño con estrabismo son: mirar de reojo, no calcular correctamente la distancia para agarrar un objeto, cerrar un ojo para ver mejor, marearse con facilidad, desviación de los ojos. Algunos tratamientos consisten  en poner un parche en el ojo más fuerte para aumentar la fuerza del ojo más débil, utilizar anteojos o incluso cirugías para alinear los ojos.

Fuente:http://espanol.childrenshospital.org/para-los-pacientes-y-sus-familias/condiciones-y-tratamientos/problemas-de-la-vision/
Imagen tomada de: www.morguefile.com