Olvidó su contraseña?

Importancia de la atención odontológica en el embarazo

  • 0
  • 1981
  • 0

Si bien la mayoría de las mujeres saben que deben cuidar su salud durante el embarazo, la salud bucal es un aspecto que muchas veces queda relegado, aunque es indispensable para el desarrollo normal del feto y para que el recién nacido tenga una adaptación neonatal óptima.

Aquí te detallamos algunas de las enfermedades orales relacionadas con el embarazo para que sepas su importancia y puedas prevenirlas. 

1. Alteraciones gingivo-periodontales: cuando sientas que tu encía presenta enrojecimiento, tumefacción, consistencia blanda, superficie lisa y tendencia al sangrado, es porque tienes una alteración inflamatoria. 

Una de las alteraciones más comunes, es la llamada gingivitis del embarazo que se manifiesta en el segundo mes 

y que alcanza su punto máximo durante el octavo mes. 

A pesar de que la gingivitis del embarazo sea transitoria, es necesario que las futuras mamás con predisposición a sufrir enfermedad periodontal o con patología periodontal previa, se realicen controles y tratamientos para prevenir daños mayores. Y es que algunos estudios han demostrado relación entre periodontitis severa en madres embarazadas, con partos prematuros y niños de bajo peso al nacer. 

2. Alteraciones de la mucosa oral: cuando sientas una tumefacción blanda en la encía vestibular o en las papilas interdentales, cuando tengas parte de esa superficie de color rojo púrpura a azul oscuro y cuando te sangre al tocarla, es porque tienes epulis del embarazo. 

Esta lesión, que suele aparecer durante el segundo trimestre en zonas afectadas por gingivitis y presencia de placa microbiana, requiere de un tratamiento de higiene especial. Sólo en casos de extrema gravedad se recomienda tratamiento quirúrgico. 

El epulis del embarazo suele revertirse después del parto. 

3. Alteraciones dentarias: cuando estés embarazada tienes mayor probabilidad de tener caries. Esta propensión se encuentra asociada a factores como: cambios en la composición de la microflora oral y saliva, vómitos por reflujo, higiene oral defectuosa y cambios en los hábitos alimenticios y horarios. 

La caries es una enfermedad infecciosa y por tanto transmisible. El tratamiento entonces, debe practicarse durante y después del embarazo. Y es que la transmisión de la flora al niño puede efectuarse durante el beso, en la cuchara de la comida cuando es probada por la madre, en el chupete cuando es limpiado en la boca de la mamá. El período de mayor riesgo es entre los 19 y 28 meses del bebé.

Por todos estos motivos te pedimos que en cuanto detectes alguna de estas dolencias consultes con tu odontólogo. Tu salud oral tiene relación directa con la futura salud oral de tu bebé.

Por Equipo de Mundobebe.com

Equipo de Redacción

Agregar Comentario