Existen diversiones para todas las edades… por este motivo al momento de elegir tenemos que tener en cuenta la edad y preferencias de nuestros hijos.

A continuación detallaremos actividades recreativas que se pueden compartir en familia y con amigos.

Edades y características: 

Entre los 12 y 24 meses, el niño es un completo investigador, prefiriendo actividades de movimiento con períodos cortos de focalización. Le asustan los cambios bruscos y se aferra a los adultos y pertenencias que quiere.

Los niños de 3 años comienzan a abandonar su dependencia respecto a sus padres. Su juego no es al lado de sus compañeros, sino con ellos. Disfruta del juego dramático, se disfrazan asumiendo distintos roles.

Los niños a los 4 años tienen un gran sentido del humor, le encanta hablar, producir y crear. Es una edad muy sociable, disfruta del juego compartido y le encanta dramatizar. Si bien le dan vida a los objetos, ya saben diferenciar lo real de lo fantástico. Comienzan a darse cuenta de la diferencia entre los sexos.

Los niños a los 5 años en sus actividades lúdicas son asociativos y ricos en sus diálogos. Son detallistas y se enorgullecen cuando se los felicita. Sigue la secuencia de los cuentos y son capaces de repetir con precisión varios hechos sucesivos e inventar cuentos con mayor complejidad. 

Sugerencias para teatros y cines

Las obras teatrales para niños entre 2 y 3 años deben poseer poco texto. Preferentemente deben ser musicales con tramas simples, alegres y de corta duración. Recuerda: es importante que siempre hayan algunas luces encendidas!!. A partir de los 3 años, algunos niños comienzan a disfrutar del cine si reúnen las características anteriormente mencionadas o son de dibujos. Recuerda: los monstruos y las luchas fuertes no son recomendados para esta edad!

El niño de entre 4 y 5 años, disfruta de obras que generan más expectativa, suspenso y misterio, teniendo en cuenta que los temas traten de la vida cotidiana o fantásticos. Recuerda: a esta edad los temores aún persisten por eso deberás tener cuidado a los personajes e historias que lo expones!. Específicamente en el caso del cine, en ocasiones, la pantalla gigante y el volumen alto, pueden ser inhibidores y hasta generar miedo en los pequeños. Además de tener criterio para la selección de espectáculos, es fundamental que el niño se sienta seguro y apoyado cuando se enfrente a nuevas experiencias como estas.

Deja un comentario