Médicos y nutricionistas limitan el consumo de huevos enteros debido al supuesto aumento de colesterol en la sangre que causan las yemas. En esta nota se reconocen las virtudes de este alimento económico, siempre a mano y fácil de preparar.

El huevo posee un elevado contenido en proteínas, de calidad superior a las de la carne, el pescado y la leche. La dieta equilibrada, cuyo modelo más reconocido es la dieta mediterránea, ha contado siempre con el huevo como alimento esencial por su aporte nutritivo y posibilidades gastronómicas. 

La importancia del huevo

Posee un gran valor nutritivo y es considerado un alimento recomendable dentro de toda dieta variada y equilibrada. Contiene proteínas de alta calidad (13 g por cada 100 g), grasas saturadas e insaturadas, colesterol y cantidades apreciables de vitaminas y minerales, destacando las liposolubles A, D, E (en la yema) y otras hidrosolubles del grupo B (principalmente en la clara). Entre los minerales predominan el hierro, el fósforo, el zinc y el selenio; siendo estos dos últimos importantes antioxidantes naturales. 

Tan importante es el valor de las proteínas del huevo que la Organización Mundial de la Salud las ha propuesto como patrón de referencia para determinar la calidad proteica de otros alimentos. El contenido graso del huevo es del 11%.

En el periodo de crecimiento infantil y en la adolescencia, los huevos deben considerarse como alimento recomendable para su correcta nutrición, siendo así mismo indispensable en etapas posteriores de la vida. 

En los ancianos, el huevo, por ser un alimento fácil de preparar, de masticar y de elevado valor nutritivo, puede mejorar su estado nutricional y de salud. Además, la colina presente en el huevo, favorece la función mental de los ancianos que tienen cifras insuficientes de acetilcolina, esencial para un buen funcionamiento del sistema nervioso. 

Por otro lado, los niveles de colesterol de una persona, no son consecuencia del consumo de un alimento concreto, sino del conjunto de alimentos que compone su dieta en el día a día. Además, en el control de la colesterolemia (niveles de colesterol en sangre) no sólo influye el contenido en colesterol de la dieta, sino más bien otros factores tales como el aporte de vitaminas y minerales de los alimentos, así como su contenido en ácidos grasos saturados y poliinsaturados y la relación entre ambos. En el caso del huevo, esta relación es favorable en cuanto a su influencia sobre el nivel de los lípidos (grasas) en la sangre. 

La foto fue tomada por: www.morguefile.com 

Deja un comentario