El rey Juan quiere ser el hombre más rico del mundo. Entonces, decide consultar a Pócima Conjura, el hada del reino. Pero las cosas no salen exactamente como él las deseaba.

A la mañana siguiente, cuando entró a su habitación el Ministro de la Corte, se llevó una gran sopresa… Su pelo y su barba eran de chocolate blanco. Sus ojos eran de menta.

El Rey se pasó la lengua por los labios: caramelo de frutilla. Se pellizco el cuerpo: Era de bizcocho. Y sus pijamas de crema pastelera.

“-¡Ay ay ay! – gritó el Rey, y de la rabia se arrancó un pedazo de barba de chocolate.”

Autor: Virginia Brown
Ilustraciones: Valentina Echeverría
Editorial: Alfaguara Infantil
Año: 2010

Fuente: www.prisaediciones.com 

Deja un comentario