Algunas consideraciones que aparecen en el libro Quien ama educa de Icami Tiba (Alfaguara, 2009, Buenos Aires).

En el libro Quien ama educa de Icami Tiba, (Alfaguara, 2009, Buenos Aires) aparecen una serie de consideraciones que quisimos compartir sobre buenos y malos hábitos en la educación de los hijos. 

Es interesante leerlas pensando en cómo actuamos cotidianamente, porque si bien seguramente estemos de acuerdo en que hay cosas que no debemos hacer, es probable que nos vengan a la cabeza cientos de ejemplos en que lo que pensamos no coincide con lo que hacemos.

Lo que NO debemos hacer en referencia a la crianza de nuestros hijos:

• Hacer por ellos lo que pueden hacer solos.

• Aguantar molestias, respuestas groseras, faltas de respeto a los demás.

• Permitir que el niño imponga constantemente su voluntad.

• No contrariarlo para no “soportar” un escándalo o rabieta.

• Dejar que gaste toda su mesada en golosinas.

• Repetir muchas veces la misma orden.

• Hacer caso omiso de la basura que deja en el suelo, el desorden en el cuarto, etc.

• Aceptar calificaciones bajas, tareas mal hechas y otras indisciplinas.

• Delegar en tercero la educación de los hijos.

Lo que SI debemos hacer en referencia a la crianza de los niños:

• Practicar la atención integral: detenerse, escuchar, ver, pensar, actuar. No actuar siempre “por impulso”.

• Respetar a los hijos como seres pensantes, sensibles, creativos, alegres, juguetones y esencialmente buenos.

• Ser consecuentes en los comportamientos y enseñanzas. Evitar transformar un no en un sí. 

• No imponer castigos sino consecuencias que generen aprendizajes (en lugar de dejarlo encerrado en el cuarto porque no ordena, regalar el juguete a un niño pobre. El acto de no ordenar tiene una consecuencia. El niño decide si ordena o acepta la consecuencia).

• Hacer cumplir los derechos y obligaciones de todos los miembros de la familia.

Transmitir que la familia es un equipo donde todos deben aportar para el buen funcionamiento del conjunto.

• Hacer valer el principio de la ciudadanía familiar: 

→ Nadie puede hacer en casa lo que no podría hacer en la sociedad.

→ Todos tienen que practicar en casa lo que hacen en la sociedad.

→ Cuidar la tierra como si fuera la propia casa.

Deja un comentario