Este tema es muy delicado. El maltrato más cruel es el psicológico y emocional, ese que no se ve. 
 

Hola quería decirles que este tema es muy delicado, y que el maltrato más cruel es el psicológico, ese que no se ve, que permanece oculto tras una carita retraída, avergonzada y decepcionada de la vida, ese dolor interno que no podés trasmitir y expresar libremente porque también muchas veces sentís que el mundo se ha vuelto en tu contra, que tu familia se ha alejado y no te comprende. Que tus pares y hermanos también están pasando por la misma situación de injusticia, y tu te ves allí parado, sin saber que hacer, con una niñez que ha sido robada un día de repente y paulatinamente te están robando la vida.

Ya no juegas, o no te dejan jugar tranquilamente, porque en los juegos vez un escape positivo, como si ellos pudieran salvarte de ese sueño horrible que parece estas viviendo, pero es tan real como vos mismo. 

Así como sientes que tu infancia se va esfumando como un recuerdo, te has hecho grande sin saberlo, madurado de una forma que no es natural y pediste que así pasara, tampoco que vinieras al mundo para ser tratado así, estas en un punto que no entiendes nada y tu única salvación a veces son escapes que no logran formarte un sano camino… 

Tu autoestima ha tocado fondo, ya no te valoras, te sientes feo, inútil, que no sirves para nada, que nadie te quiere, ni tus propios padres, sientes que ya no tienes ganas de jugar o compartir tu tiempo, porque ni siquiera eso tienes, ya que te pasas limpiando, fregando o comiendo comida en mal estado y te obligan a comerla pero lo mas doloroso de todo, no es que te banques en el alma y el cuerpo esos golpes que han de dejarte marcado tu camino, sino sufrir porque ves sufrir a tu hermano o hermana mas chicos que brutalmente son golpeado. 

Tu impotencia de débil niño no te deja avanzar, y si tan solo gritas y dices: Basta, no le pegues, te ligas otra paliza peor… y así te vas a la cama sin comer, llorando amargamente, pidiendo a Dios que vuelva tu madre, para defenderte, que alguien en esta vida o en la otra haga algo para sacarlos de allí… 

El tiempo pasa y todo es igual, no sabes con quien encontrarte esta vez, si con el hombre que toma alcohol y se vuelve bueno de repente, y te hace cosas ricas de comer, y te deja salir y te habla de la vida… o aquel ogro que no quieres encontrar. Conoces su cara, la expresión de sus ojos, las cejas levantadas, ese tono de voz, mas grave, fuerte y malhumorado, ya sientes de lejos el olor del castigo que se acerca sin perdón… 

Sabes que es injusto que no hiciste nada para ser castigado y por cualquier tontería, tal vez, un vaso que se rompe, un mandado mal hecho, o que no te apures en contestar o dices algo que no debiste en el tiempo justo, o que llegues diez minutos tarde, o no laves bien un plato.. suficiente pero no justa razón para recibir otro castigo mas el destrato psicológico de todos los días. 

Ecuchar siempre el mismo discurso, de vociferar tan terriblemente contra tu madre, tu familia, tus amigos.Nadie se salva, todos son iguales, ninguno sirve para nada, y ya ni siquiera a tus hermanos y a ti te vienen a ver, pues como no lo quieren a el, y presientes tu le tienen miedo tampoco se enfrentan a tu relidad para ayudarte a vencerla.

Una casa desolada de juguetes olvidados y rotos, paredes pintadas de dibujos tristes, de ropa ajada, y miles de cosas todavía por hacer antes que venga o se despierte…y todo se transmuta sin quererlo en un mal comportamiento tuyo. 

Ni siquiera te es fácil encontrar aliados, y te hacen notar que tu vida se esta descarrilando de a poco ;tienes una mala conducta en el colegio, no te concentras, no puedes estudiar ni tampoco sientes ganas, pues no te sientes y fuerte para enfrentar nada, nisiquiera los emprendimientos más cotidianos.

Ya no tienes amigos, pues todos se van alejando al verte despreocupado, irresponsable, desprolijo, afeado, demacrado de miseria, y hasta veces rebelde y promotor de malas ideas… 

Solo aquellos que andan por mal camino o han pasado problemas similares son tus compinches, a los que te aferras con el alma, pero aun así también te quieren separar, porque piensan que no son para vos y te harán mal. 

Llegas tarde a todos lados, no sientes ganas de levantarte, de vivir lo mismo todos los días de tu vida, porque si alguna vez sonreíste al ver salir el sol, jugar con los gatos del jardín, o escribir en tu diario intimo , todo ello dura siempre tan poco, el día se nubla en enseguida, y a pesar de que no hiciste nada para que pasara, pasa… una y otra vez y te preguntas ¿Dónde está Mama?, trabajando como siempre, humillada y apresada por elmiedo a enfrentarlo. 

El tampoco trabaja, dice que ningún trabajo es para él, que ya trabajó suficiente, y lo único que escuchas decir de tu madre son groserías, y sabes que no es así, tratas de defenderla pero ya no te queda fuerzas.. te sientes cada vez mas decaido pero en el fondo no te das cuenta que una experiencia dura te hace mas fuerte para seguir luchando, porque sigues caminando a pesar de tu sufrimiento, seguís con una lucecita de esperanza en el corazón, confiando en Dios que todo pasara, por algo ha de pasar, quizás, y si no pronto acabará, pero … ¿Cuándo?… hasta que la adolescencia irrumpa con sus hojas maduras y desgastadas, por el maltrato del tiempo, cuando piensas que viviste todo, dónde quizás debas vivir experiencias nuevas, quizás mal vistas ante los ojos de los otros, y no sabes si las pedís, pero las necesitas. 

Con el tiempo te vas dando cuenta que eso tampoco te sirve, n los caminos feroces de las drogas el alcohol, ni la liberación sexual, escapes fortuitos de ese cuerpo castigado, de tu corazón machacado. Solo quieres buscar un refugio donde encontrar amor, unos brazos que te amparen y un alma que te entienda, y te ayude a salir pero aun no sabes lo que ha de esperarte en tu camino, quizás mas golpes, traumas, humillaciones, quizás te cueste ganar tu confianza y la de los demás. Quizás no te respetes, y sientas que no quieras levantarte de la cama y encontrar un sentido para vivir. Quizás te hundas en el mísero camino del alcohol y las drogas, quizás puedas encontrar en la calle las respuestas de la vida. Quizás también te lleve a un camino oscuro que no puedas vislumbrar una esperanza de cambio. Quizás a la cárcel, en un hospital o quizás yéndote de este mundo… 

Has de esperar querido muchacho , que todo esto no suceda, porque no en vano te has hecho fuerte, y sientes esa llama de luz que te invita a pensar y sentir que se puede ser feliz, que puedes quererte y valorarte, que encontraras amigos que te respeten y admiren. Y que encontraras muchas personas como tu que quieras ayudar, que escucharas muchos consejos de sabias experiencias de vida que te harán sonreír y creer en vos, y así sentirás que has pasado a otra etapa de tu vida.

Dejando el pasado sepultado, ese pasado que no te ha dejado dormir muchas noches en soledad, llorando de miedo y amargura , en esas melancólicas y solitarias noches. Ahora siendo un muchacho mas armado de experiencias, ten presente que pudieron haber sido muy dolorosas para ti, pero de ellas tienes que rescatar el valor que tuviste para enfrentarlas y derrotarlas.

Que la vida te ha enseñado a perder el miedo, el miedo a ser vos mismo y valorarte y amarte tal cual sos como Dios te ha creado. 

Y de aquí en adelante, cuando el solcito de cada mañana te despierte nuevamente , sea suficiente para hacerte sonreir.

Y te das cuenta que la guerra ha terminado,solo rastros de cenizas en el aire que se van esfumando con el nuevo aire que dejas entrar a tu corazon. 

Ya no sintiendo ese olor a miedo, mas una fragancia de frescura, y de confianza en ti y en todo lo que te propongas hacer. 

Sabes que ahora te esperan otros tiempos duros, luchar contra ti mismo para no deprimirte o ser como fueron contigo siendo mas que una batalla, los cimientos que debes construir para albergar tu nuevo hogar., 

Y será diferente porque tienes ganas de vivir y tienes una misión que cumplir y te han encomendado desde el Cielo como cada cual la tiene… amar la vida a pesar del sufrimiento, y nunca perder la esperanza y la fe de que se puede, de que hay un mañana esperando que sonrías, porque sin ti la vida no tiene los mismo colores. 

Porque cuando se empieza a reconstruir lo que antaño considerabamos destruido, es cuando podemos seguir avanzando sin miedo.

Porque cuando hemos aprendido a soportar el sufrimiento, habiendo encontrado la fe y esperanza, es cuando podemos valorar el mundo que nos rodea y a nosotros mismos. 

Porque cuando podamos valorarnos y amarnos, es cuando tambien podemos valorar y amar a los demás…

Y si amamos a los demás, estamos amando la vida, y si amamos la vida,es porque a pesar de todo sufrimiento la encontramos igualmente hermosa. 

Y sabe nuestra corazón, que detrás de cada lágrima hay una sonrisa y un mañana que nos espera. 

Deja un comentario