Las alteraciones al caminar y las deformaciones en los pies, por ejemplo en las uñas, pueden ser causadas por usar un calzado inadecuado. A partir del primer año del bebé los zapatos comienzan a tener una función muy importante ya que hasta los tres años los niños definen los arcos naturales de los pies.

Registrate aquí para recibir nuestros newsletters mensuales o seguimiento por mail del embarazo y desarrollo del bebé. 

El calzado adecuado es el que protege los pies pero no deforma la marcha. El Colegio de Podólogos de Valencia recomienda que se evite que los niños utilicen zapatos que han sido de otras personas ya que el calzado toma forma de su anterior propietario y origina molestias. También advierten que si se debe acudir a un especialista si el niño, luego de cumplidos los tres años, presenta dolor nocturno, caídas frecuentes o pies planos.

Fuente: www.consultordesalud.com.uy
Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario