Una guía rápida para conversar con los hijos acerca del uso de las redes sociales.

Nombre y apellido reales:

Muchos niños y adolescentes incluyen su nombre real en las redes sociales que usan, principalmente Facebook. No es bueno que gente desconocida sepa la identidad de niños pequeños.

Fotos personales:

Muchos niños y adolescentes suben fotos propias a su perfil. El problema es que pueden ser utilizadas con fines no deseados por personas que los chicos no conocen. Además, conviene evitar fotos que revelen información sobre su casa (cuartos, ambientes y equipamiento tecnológico, por ejemplo) y puedan indicar dónde viven.

Datos sobre sus actividades:

Sin querer, muchos menores de edad suelen compartir los horarios de sus actividades diarias. Escriben en su perfil en qué horario van a la escuela, en qué momento están en sus casas y qué días van al club. Conviene que los padres les expliquemos que las informaciones sobre sus rutinas diarias no deben compartirse, sobre todo porque nunca se está seguro de quién las leerá.

Fechas de vacaciones:

Con frecuencia, los niños suben a su perfil fotos y comentarios de sus vacaciones y lo hacen durante sus vacaciones. Esto no es conveniente porque puede revelar que hay menos gente en el domicilio y que la vivienda es más vulnerable. Es mejor esperar a contar de las vacaciones una vez hayan terminado.

Imagen: Morguefile.com

Deja un comentario