Se conoce como dermatitis del pañal a la inflamción de la piel que cubre el pañal y se debe a la humedad de la zona, el contacto con la orina y las materias fecales.

Se conoce como dermatitis del pañal a la inflamción de la piel que cubre el pañal y se debe a la humedad de la zona, el contacto con la orina y las materias fecales.

¿Es un problema importante?

La dermatits del pañal se puede considerar un problema importate por la frecuencia en que se presenta y porque ataca la piel que es un órgano muy importante de defensa del cuerpo de las lesiones del exterior, actuando como una barrera contra las infecciones y otras agresiones.

Esta enfermedad es típica del lactante pero se presenta también en niños y adultos mayores que por diversas patologías, deben recurrir al uso de pañales.

La piel también cumple funciones de regulación de la temperatura del cuerpo y balance de agua y electrolitos.

El sentido del tacto está depositado en la piel y es el receptor de caricias, mimos, etc

¿Cuáles son sus causas?

El proceso es el resultado de varios factores con capacidad irritativa sobre la piel, a lo que se suman las características propias de la piel del paciente, que lo harán más o menos susceptible a los agentes irritantes.

Entre los principales factores que posibilitan el desarrollo de la dermatitis del pañal se destacan particularmente la humedad excesiva, la fricción, la oclusión y la capacidad irritante de orina y materias fecales. 

Como resultado de la interacción de estos factores, se produce el daño de la epidermis. Esto conduce a la irritación y a la pérdida de la función de barrera de la piel.

La dermatitis del pañal se ve favorecida además por la utilización de químicos como jabones o detergentes, que modifican las características de la piel. 

Es más frecuente entre los niños que utilizan pañales de tela, lo que se vincula a que la piel queda más expuesta a la humedad, además de los productos químicos que se utilizan para el lavado. 

¿Cómo se manifiesta?

La forma en que se presenta la dermatitis del pañal es variable según la severidad de la misma. 

El común denominador es la irritación de la piel, la cual se traduce por el enrojecimiento del área cubierta por el pañal. Esta lesión de la piel ocasiona dolor y molestias. El niño manifestará estas molestias a través del llanto, inquietud, dificultades para dormir, etc.

Según la distribución del cuadro se distinguen fundamentalmente:

-Dermatitis irritativa de las zonas convexas:

Las lesiones se observan en las áreas que tienen mayor contacto con el pañal, como son los genitales externos y las nalgas.

-Dermatitis irritativa por químicos

La irritación es más difusa, coincidiendo con el área en la que se aplican sustancias irritantes como antisépticos detergentes o perfumes en la zona de la piel que cubre el pañal.

-Dermatitis irritativa perianal

Se debe a la irritación de la zona anal y perianal por contacto prolongado con las heces. Es más frecuente en recién nacidos o cuando se produce como consecuencia de una diarrea.  

¿Pueden presentarse complicaciones?

Las complicaciones más habituales de la dermatitis del pañal son las infecciones sobreagregadas en la piel dañada. La más frecuente es la infección por un hongo, Candida albicans. Este cuadro se manifiesta por la aparición de un enrojecimiento de la piel mucho más intenso y brillante, con un tinte rojo violáceo y lesiones asociadas. 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es clínico. No se requieren estudios paraclínicos para diagnosticarla. En caso que se sospeche infección por hongos o bacterias, se recurrirá a toma de muestras para cultivo. 

Es importante considerar que no todas las lesiones de piel de la zona que cubre el pañal corresponden a una dermatitis del pañal, ya que existen otras enfermedades que afectan particularmente a la piel de este área. De persistir el cuadro clínico a pesar de un adecuado tratamiento, es aconsejable la consulta con el especialista. 

¿Qué conductas deben tomarse?

Tanto en la prevención de la dermatitis del pañal como en su tratamiento, las principales medidas a tomar son: 

-Preferir pañales descartables

-Realizar cambios frecuentes del pañal.

-Lavar la piel con jabón neutro o ácido, secando cuidadosamente la zona. 

-Mantener sin pañales, con exposición de la piel al aire, algunas horas por día. 

-Aplicar a cada cambio del pañal un producto protector que aísle la piel del contacto con el pañal. En este sentido están indicadas las pastas con óxido de zinc.

No está indicado para la prevención el uso de cremas con corticoides, antifúngicos o antibióticos. Su uso se reserva para determinados casos de dermatitis o complicaciones de la misma. 

Tampoco se aconseja el uso de polvos o talcos cuando hay lesiones de la piel. 

Se debe evitar el uso de bombachas de goma, ya que aumentan la oclusión y humedad de la zona. 

La correcta información y asesoramiento a los adultos a cargo de quien utiliza pañales es fundamental para la prevención y adecuado tratamiento de esta entidad.  

Deja un comentario