Te presentamos un resumen de lo que tenés que saber sobre el desarrollo de tu bebé durante su primer año. Cada destreza o aprendizaje puede lograrse en el mes que está identificado, pero no necesariamente siempre. La clave es no comparar a tu bebé con otrs de su misma edad; sino que hay que compararlo con sus propios avances individuales en los meses previos. 

El desarrollo del bebé se divide en cuatro grandes categorías:

Social: cómo interactúa respecto a las caras y voces humanas, por ejemplo sonriendo o balbuceando. Un retraso en el desarrollo social puede indicar problemas de visión o de oído, o incluso dificultades en el desarrollo intelectual o emocional.

Lenguaje: el desarrollo de la recepción del lenguaje y cómo entiende las cosas el bebé es un mejor indicador de progreso que el desarrollo de la expresión del lenguaje y cómo el bebé realmente habla. Una lentitud en el proceso puede ser síntoma de problemas de audición o visión y debería ser evaluada.

Motricidad gruesa: sostener la cabeza, sentarse, ponerse de pie, darse vuelta y caminar son ejemplos de desarrollo de motricidad gruesa. Los niños que comienzan muy tarde a hacer estos movimientos deberían ser estudiados para descartar problemas físicos o riesgos de salud.

Motricidad fina: la coordinación entre las manos y la vista, agarrar y manipular objetos son ejemplos de desarrollo del sistema motor fino. Logros tempranos en este ámbito pueden predecir que una persona vaya a ser buena con sus manos, pero las demoras no necesariamente son indicadores de torpeza.

Mes 1:

  • Puede elevar su cabeza por momentos.
  • Gira la cabeza de lado a lado mientras está acostado boca arriba.
  • Sus puños permanecen cerrados.
  • Presencia de un fuerte reflejo de agarre.
  • Mira y sigue objetos que se mueven frente a él en un rango de 45 grados.
  • Ve patrones negros y blancos.
  • Se queda callado cuando escucha una voz.
  • Llora para expresar displacer.
  • Hace sonidos guturales.
  • Mira intensamente a sus padres cuando le hablan.

Mes 2:

  • Levanta la cabeza casi 45 grados cuando está boca arriba.
  • Menea la cabeza hacia adelante cuando lo sientan.
  • El reflejo de agarre decrece.
  • Sigue objetos que cuelgan con los ojos.
  • Busca sonidos con la mirada.
  • Hace otros sonidos además del llanto.
  • El llanto se diferencia (mojado, hambriento, dolor, etc.).
  • Vocaliza ante sonidos familiares.
  • Demuestra una sonrisa social frente a estímulos varios.

Mes 3:

  • Empieza a apoyar parcialmente el peso en ambas piernas cuando se lo para.
  • Es capaz de sostener la cabeza arriba cuando está sentado aunque se le mueva hacia adelante a veces.
  • Cuando está sobre su estómago, puede elevar la cabeza y los hombros entre 45 y 90 grados.
  • Apoya peso en los antebrazos.
  • Ausencia del reflejo de agarre.
  • Sostiene objetos pero no se extiende a alcanzarlos.
  • Agarra sus propias manos y tira de mantas y ropa.
  • Sigue objetos con la mirada 180 grados.
  • Localiza los sonidos girando la cabeza y mirando en la dirección que provienen.
  • Chilla, balbucea, se arrulla y se ríe.
  • “Habla” cuando le hablan.
  • Reconoce rostros, voces y objetos.
  • Sonríe cuando ve gente que conoce, y juega con ellos.
  • Se muestra consciente de situaciones extrañas.

Mes 4:

  • Empieza a babearse.
  • Buen control de la cabeza.
  • Se sienta con apoyo.
  • Apoya más peso en las piernas cuando lo ponen de pie.
  • Eleva la cabeza y el pecho estando boca abajo hasta 90 grados.
  • Rueda hacia los lados estando boca arriba.
  • Explora y juega con sus manos.
  • Trata de alcanzar objetos pero no calcula bien.
  • Agarra objetos con las dos manos.
  • Empieza a coordinar la visión con las manos.
  • Hace sonidos constantemente.
  • Ríe.
  • Disfruta de ser hamacado y de rebotar.

Mes 5:

  • Aparecen los primeros signos de dentición.
  • Mantiene la cabeza firme cuando está sentado.
  • Puede rodar desde boca arriba hasta boca abajo.
  • Cuando está acostado puede llevarse los pies a la boca.
  • Agarra y sostiene objetos voluntariamente.
  • Juega con los dedos de los pies.
  • Se lleva objetos directamente a la boca.
  • Observa objetos que caen.
  • Dice “ajó” o similares combinaciones de vocales y consonantes.
  • Sonríe ante su imagen en el espejo.
  • Se enoja si le quitan un juguete.
  • Puede distinguir entre familiares y extraños.
  • Empieza a descubrir partes de su cuerpo.

Mes 6:

  • Empieza a chupar y morder.
  • Cuando está boca abajo puede elevar el pecho y parte de estómago de la superficie apoyando
  • peso en las manos.
  • Apoya casi todo su peso cuando lo ponen de pie.
  • Agarra y controla objetos pequeños.
  • Sostiene la mamadera.
  • Agarra sus pies y se los lleva a la boca.
  • Ajusta su cuerpo para ver mejor un objeto.
  • Gira la cabeza de lado a lado y mira hacia arriba o hacia abajo.
  • Prefiere estímulos visuales más complejos.
  • Emite sonidos monosilábicos como “ma”, “mu”, “da”, “di”, etc.
  • Reconoce a sus padres.


Mes 7:

  • Se sienta sin apoyo, puede inclinarse hacia adelante y apoyarse en sus manos.
  • Apoya todo su peso en los pies al estar de pie.
  • Rebota cuando lo ponen de pie.
  • Apoya el peso en una sola mano cuando está acostado boca abajo.
  • Transfiere objetos de una mano a la otra.
  • Se puede concentrar en pequeños objetos.
  • Responde a su nombre.
  • Empieza a ser consciente de la profundidad y el espacio.
  • Tiene preferencias de gusto.
  • “Habla” cuando hablan otros.

Mes 8:

  • Se sienta bien sin apoyo.
  • Apoya su peso en las piernas y puede estar de pie agarrándose de muebles.
  • Ajusta su postura para alcanzar un objeto.
  • Levanta objetos usando sus dedos índice, anular y pequeño contra el pulgar.
  • Puede soltar objetos.
  • Tira de una cuerda para obtener un objeto.
  • Busca y alcanza objetos que no estaban a mano.
  • Escucha selectivamente palabras que le son familiares.
  • Empieza a combinar sílabas como “mamá” y “papá” pero no les adjunta un significado.
  • Entiende la palabra “no”, pero no siempre la obedece.
  • Le disgusta el cambio de pañal y que lo vistan.

Mes 9:

  • Empieza a gatear.
  • Se logra parar estando sentado.
  • Puede estar sentado un período prolongado (10 minutos).
  • Puede desarrollar una preferencia por usar una de las manos.
  • Usa el pulgar y el índice para levantar objetos.
  • Responde a comandos verbales simples.
  • Entiende el “no, no!”
  • Aumenta el interés por complacer a sus padres.
  • Pone los brazos frente a su rostro para evitar que se lo laven.

Mes 10:

  • Desde una posición boca abajo, logra sentarse.
  • Se sienta dejándose caer.
  • Recupera el equilibrio fácilmente estando sentado.
  • Levanta un pie para dar un paso mientras está de pie.
  • Entiende “chau chau”.
  • Dice “mamá” o “papá” con significado.
  • Dice alguna otra palabra apare de “mamá” y “papá” (no, chau, hola).
  • Saluda con la mano.
  • Empieza a desarrollar la permanencia con los objetos.
  • Repite las acciones que atraen atención.
  • Juega juegos interactivos.
  • Le gusta que le lean y sigue los dibujos de los libros.

Mes 11:

  • Camina sosteniéndose de muebles y otros objetos.
  • Pone un objeto tras otro en un contenedor.
  • Se mueve hacia atrás para recoger un objeto estando sentado.
  • Explora los objetos más a fondo.
  • Puede manipular objetos y retirarlos de lugares pequeños y apretados.
  • Hace rodar una pelota cuando se lo piden.
  • Se emociona cuando domina una tarea.
  • Actúa con frustración cuando se lo restringe.
  • Sacude la cabeza para decir “no”.

Mes 12:

  • Camina sosteniéndose con una sola mano.
  • Puede sostenerse solo y probar a dar sus primeros pasos solo.
  • Estando de pie, se sienta sin ayuda.
  • Trata de construir una torre de dos bloques pero no siempre lo consigue.
  • Da vuelta las páginas de un libro.
  • Sigue con la mirada a objetos que se mueven rápido.
  • Dice tres o más palabras aparte de “mamá” y “papá”.
  • Comprende el significado de varias palabras.
  • Repite las mismas palabras una y otra vez.
  • Imita sonidos, como los que hacen perros y gatos.
  • Reconoce objetos por su nombre.
  • Entiende comandos verbales simples.
  • Demuestra afecto.
  • Demuestra independencia en entornos que le son familiares.
  • Se aferra a los padres en situaciones extrañas.
  • Busca los objetos donde los vio por última vez.

* Basado en información de la American Pregnancy Association

Deja un comentario