A continuación te presentamos información sobre los distintos tipos de ecografías.

La compañía Medison Co., -líder en ecografía tridimensional- ha sido parte integral en la historia del diagnóstico por ultrasonido. 

Desde la primera ecografía bidimensional hasta el hoy conocido "Live 3D tm", Medison revolucionó la forma de los sistemas de ultrasonido utilizados para el diagnóstico clínico. 

 En la primera generación -años 60´– se desarrolló el sistema de ultrasonido de una dimensión conocido como "Modo-A". 

 En la segunda generacion -años 70´-, apareció la imagen, es decir el sistema de ultrasonido bidimensional o "Modo-B", conocido hoy como ecografía común o "2D". Dicha imagen hoy día mejorada y procesada digitalmente, permite ver en escala de grises solo un "corte" o plano a la vez, aunque ciertos "cortes" aparenten mostrarnos una foto de toda la superficie de la cara del feto. Para explorar todo el saco gestacional, el ecografista desplaza el "transductor" o puntero del ecografo sobre la superficie abdominal y observa en tiempo real ese "corte" o plano en escala de grises que genera el ecografo en su pantalla. 

 En los años 80´ -la tercera generación- apareció el doppler color, el mismo permite ver sobre la imagen las características de los flujos sanguíneos y movimientos de los organos y sus tejidos. 

 En los años 90´-cuarta generación- Medison lanzó a nivel mundial el primer y único sistema de ecografía digital 3D en tiempo real. La ecografia 3D o tridimensional se compone de cientos de "cortes" o planos bidimensionales ordenados generando un volumen. Es decir, el sistema captura automáticamente esos planos -cada uno como una ecografía 2D-, los procesa digitalmente y genera el volumen multiplanar. Aunque dicho volumen se muestre en la pantalla o impresa en un papel, se puede girar en cualquiera de las direcciones ya que se ha capturado realmente un volumen. También el ecografista puede dividir la imagen o extrer planos permitiendo ver dentro del volumen y mejorar su diagnóstico. ¿Por que en tiempo real?. Porque previo a este lanzamiento, se necesitaban varias horas para procesar un volumen luego de adquirido, y así poder mostrar por ejemplo la cara del feto. 

 A mitad de los años 90, aunque la ecografía tridimensional era estática -el volumen de un feto en un cierto momento dado- el tiempo real significaba que era casi instantáneo adquirir el volumen, procesarlo y mostrarlo en pantalla. De allí en más, aparece la quinta generación lo que hoy en día se conoce como ecografía tridimensional en vivo o "Live 3D tm" o 4D. Esto significa que el proceso del volumen en tiempo real adquirido en los años 90, ahora es es tan rápido que pueden mostrarse tantos volumenes por segundo generando así una película 3D. De esta forma, hoy podemos ver no sólo los rasgos fisiológicos sino los movimientos del feto y sus expresiones faciales tal como si lo estuvieramos filmando una vez nacido. 

Deja un comentario