No podemos imaginarnos un carnaval sin disfraz. Te presentamos diferentes ideas y recursos para llevar a cabo diferentes disfraces sin tener que invertir grandes costos. 

Espantapájaros. Una camisa a cuadros, un mono con tirantes y un somprero de paja será la vestimenta que usará tu niño. Pero hay dos detalles que no pueden faltar: el mono debe contener muchos parches de tela, y la ropa y zapatos deben contener manojos de paja seca. 

Para culminar con este precioso disfraz pueden agregar un pajarito en el hombro del niño así se transmite la idea de un personaje bueno que no espanta a las aves sino que es amiga de ellas. 

Famosos. Ser famoso por un día es el sueño de toda persona. Para ellos se deben resaltar los rasgos más llamativos, por ejemplo, con la ropa. Así será desde un jugador de fútbol hasta un actor reconocido de Hollywood.

Superhéroes. Estos personajes son tópicos tradicionales en los disfraces infantiles. Si bien existen variedad de superhéroes, su vestimenta siempre es la misma: un pantalón tipo malla, una camiseta de manga larga y una capa. Por último se debe incluir todos aquellos elementos que aporten los súper poderes: máscaras, antifaces, anillos, cinturones, parches en el pecho con la insignia.

Muñeco de nieve. Por más de que en Uruguay no haya nieve, todos conocemos lo lindo que quedan los muñecos. Primero se debe cubrir con papel higiénico el cuerpo. Unos círculos de cartulina negra oficiarán como ropa, gorros de lana –mejor si tienen orejeras-, bufandas y el disfraz estará pronto. Para rematar podrás armar un cono naranja con cartulina para ponerle en la nariz y así tener el mejor disfraz. 

Cohete. Un rectángulo de cartón, dos tiras de tela y dos botellas de plástico se convertirán en un cohete que, colocado en la espalda, permite volar. Para el niño no será incómodo llevar puesto este disfraz porque lo cargará como si fuera la mochila y es muy motivador para ellos. 

Mariposa. Este será un disfraz que necesitará más habilidad manual para la construcción de las alas pero que una vez culminado traerá buenos resultados. Unos pantalones de malla, una remera del mismo color y unas antenas convertirán a tu hija en una hermosa mariposa que andará volando por ahí.

Pirata. Pese a la diferencia de años que dejaron de existir, los piratas siguen conquistando a grandes y chicos. Si bien no requiere ninguna habilidad manual, la ropa es fundamental: los pantalones deben ser amplios y deben ir metido dentro de una bota. La camisa blanca, con sus brazos remangados, un chaleco negro y un pañuelo rojo en la cabeza. 

Betún en la cara que simule suciedad, un bigote, muchos collares y la famosa espada para atacar a los malvados pasan a ser los accesorios. Y por último: el parche en el ojo. 

Oveja. Otra vez las mallas y una remera serán la base de este disfraz. Lo que llevará tiempo es cubrir toda la superficie con algodón; cuanto más se cubra mejor.

Muñeca. Un vestido, dos trenzas, y un poco de maquillaje que simulen ruboricen sus cachetes y tendrás a tu princesa hecha una muñeca. 

¡Contanos por cuál de estos disfraces optaron en casa y cómo les quedó! 

Si querés más información de carnaval podés encontrarla aquí

También tenemos más ideas para festejar otras celebraciones 

Fuente: http://www.consumer.es

Deja un comentario