El juego es el lenguaje universal de los niños y a través de él ellos reconstruyen su realidad y muestran cómo es que viven el mundo y sus vínculos.

Trasciende las diferentes culturas

Una particularidad interesante acerca del juego es que trasciende las diferentes culturas y también las edades ya que el juego se inicia en la infancia y lo vemos presente a lo largo de toda la vida, ya sea en forma de juegos de caja para adultos, de deportes o diferentes entretenimientos que de alguna manera vienen a sustituir los juegos de la infancia.

El niños aprende mientras juega

Lejos de considerarse una actividad sin importancia, el juego es lo que hace que el niño desarrolle su potencial, estimulando su creatividad, y poniendo en manifiesto diferentes habilidades como la motricidad, el habla, el razonamiento, y también es a través de él que se pueden aprender valores y reglas sociales en tanto el niño aprende a compartir, esperar turnos, tolerar la frustración de la derrota, resolver obstáculos y proponer estrategias para llegar a una situación deseada. Es de esta manera que el niño va aprendiendo mientras disfruta del juego y hay estudios que demuestran que lo que aprenden mientras están jugando y divirtiéndose lo integran a su conocimiento con mayor facilidad.

Nos muestran como perciben el mundo

Además de los juegos más comunes como jugar a la pelota, con bolitas, saltar en el lugar, bailar al compás de una música o las escondidas, pensemos también que un montón de veces los niños al jugar reproducen situaciones de la vida real y ponen de manifiesto la manera que ellos perciben la vida de los adultos. Sobre todo nos muestran cómo perciben el mundo externo y como lo integran a su mundo interno. Un claro ejemplo de esto es el jugar a las mamás, al doctor, a los maestros, a un día en la oficina, etcétera.

Puntos a tener en cuenta

-Es importante que contemos con un espacio para que el niño juegue y con juguetes que se adecuen a su edad. Que cuidemos este lugar y le enseñemos a mantenerlo cuidado, así como a recoger los juguetes y ordenarlos.
– Debemos priorizar esta actividad de nuestros hijos y aunque parezca una obviedad, tenemos que darles tiempo para que jueguen, sobre todo en estos tiempos en donde cada vez vemos más “niños-agenda”, niños con tantas actividades que el tiempo de jugar queda postergado.
– Es fundamental que nos tomemos el tiempo para jugar con nuestros niños. El juego nos da una herramienta muy valiosa para aprender a conocerlos mejor, saber cuáles son sus preferencias y las cosas que no les gusta. Asimismo, mientras jugamos con ellos podemos ayudarlos a incrementar su creatividad.
– Es muy valioso para nosotros y para el niño que como figuras referentes compartamos con ellos y formemos parte de su juego. Pensemos en lo beneficioso y enriquecedor que resulta para el vínculo que vamos construyendo con ellos.

Deja un comentario