El mundo del bebé está poblado de animalitos. Muy pronto y en todas formas, desde que nace le regalan animalitos de peluche, ese conejo o ese osito que lo acompañarán toda su infancia.

En el baño desde chiquito se entretiene con peces y patitos. También sus primeros libros están colmados de animales y él pedirá una y otra vez que se lo lean, que imiten el sonido de cada uno y nunca se cansarán de repetirlo. Así aprenderá a reconocer los animales de la granja y sus sonidos, sabrá cuáles son los animales de la selva y hasta los dinosaurios y cocodrilos.

Pero llega un día que el niño pide un animalito, uno verdadero para él, y nos preguntamos: ¿que hay que hacer? ¿Hay que dárselo? ¿Hay que negárselo? A continuación algunos elementos que le pueden ayudar a decidir.

Como ventajas tenemos el sentido de la responsabilidad, pues por supuesto el niño debe ocuparse del animal que le es confiado, incluso si lo hace mal al principio y aún cuando el pececito se muere por haber sido alimentado demasiado, el niño habrá aprendido y el próximo vivirá más tiempo.

El perro es el amigo fiel, compañero de juego al que se puede dar órdenes y cariño, pero no siempre se adapta a la vivienda. Algún adulto debe ocuparse de sacarlo algunas veces al día.

Todo esto no debe hacer pensar que una mascota puede reemplazar a un hermano o una hermana, esto hay que recalcarlo porque a veces hay padres que realmente piensan que dándole un perro, su hijo permanecerá tranquilo y no tendrá necesidad de otros compañeros de juego. Un hermano o una hermana aportan mucho más que una presencia, es también un diálogo, una rivalidad , un aprendizaje de la vida en sociedad.

Si Ud. ha decidido regalar un animalito a su hijo ¿cuál elegir?, sea un pez rojo, una cotorra, un hamster o un perro, es fundamental que el niño participe en la elección.

¿Que opinan los médicos? En general consideran que los animalitos no traen más contagios que la presencia de personas, algunos consideran que el contagio de toxoplasmosis a las niñas es positivo, pues evitará problemas en el futuro (embarazo)

Tampoco es recomendable exagerar, compartir la cama con la mascota o permitir que el perrito lama la cara del bebé.

Por supuesto que los animales deben estar atendidos, recibir las vacunas necesarias.

Con respecto a las alergias a los pelos de perros y gatos, en realidad no son tan frecuentes como se dice. Si se comprueban lamentablemente habrá que alejar al causante.

En general los animalitos no son agresivos con su dueño, pero hay que preveer situaciones especiales, como la llegada de un nuevo bebé que podría poner celoso al perro y hacerlo morder a su dueño. Cuando hay un cambio en la casa es recomendable prestar atención al comportamiento de la mascota. 

La foto fue tomada de: www.morguefile.com 

Deja un comentario