Es una enfermedad digestiva. Se le llama gastritis a la inflamación de la mucosa del estómago y enteritis a la de los intestinos. Se llama gastroenteritis cuando ambos órganos se ven afectados (irritación e inflamación del conjunto del tracto digestivo). 

Cuando un niño tiene gastroenteritis, le aparecen síntomas como la pérdida de apetito, náuseas, diarrea, vómitos, dolores de barriga, fiebre y extrema debilidad. Por lo general, todos estos síntomas desaparecen a los dos o tres días.

¿Por qué aparece? Por una infección vírica que se transmite fácilmente de una persona a otra por contacto individual, o se produce por microbios en alimentos y bebidas. También puede darse por las alergias alimentarias (mariscos, huevo, carne de cerdo, etcétera) o por la alteración de la flora bacteriana natural en el tracto digestivo, por ejemplo, cuando se toman antibióticos.

Es recomendable que consulten con el médico tratante. Los niños menores de 2 años se deshidratan rápidamente. Por lo tanto, posiblemente administrarán sueros de rehidratación oral o vía intravenosa. No deben suspender la lactancia materna en niños que reciben pecho directo. Los niños mayores de 2 años deben hacer reposo en el hogar y beber gran cantidad de líquidos para evitar la deshidratación. Durante las primeras 24 horas no deben ingerir alimentos, solo deben tomar agua, jugo de manzana o té. No se recomienda líquido con azúcar, ya que puede prolongar la diarrea. Después de las 24 horas se recomienda alimentarse con manzana, arroz blanco y pechuga de pollo.

Imagen: morguefile.com 

Deja un comentario