Zoonosis son las enfermedades transmitidas de los animales al hombre. Mencionaremos las más comunes, como ser Dipilidiasis, Ascaridiosis, Sarna sarcóptica y Dermatofitosis.

Otras de mayor gravedad son Hidatidosis y Toxoplasmosis. Existen otras como Leptospirosis, Psitacosis y Rabia que se dan con muy poca frecuencia. Particularmente, la Rabia, no se presenta en nuestro país desde muchos años. En otra oportunidad, detallaremos sobre éstas, que aunque poco frecuentes, son de gran gravedad, tanto para el hombre como para los animales.

ASCARIDIOSIS

Producida por los Géneros Ascaris, Toxocara y Toxascaris de perros y gatos. Estos se alojan en diversos órganos (hígado, intestinos, pulmones). Se transmiten directamente entre animales y de animales a humanos o por objetos dónde existan huevos como ser verduras mal lavadas, agua, tierra, suelo, etc. Afecta más a niños que adultos y es más común en cachorros que en animlales adultos. Los síntomas que vemos son respiratorios dados por el daño que producen las larvas a nivel pulmonar durante su migración. Vemos tos y fiebre. En una etapa posterior encontramos síntomas digestivos cuando la carga parasitaria es alta. Los síntomas son cólicos, diarrea y vómitos con parásitos blanco-rozados similares a un lombriz de extremos puntiagudos. Hay que tener en cuenta que muchas veces cursa sin síntomas. Debemos considerar las lesiones producidas en riñones, cerebro y ojos por migraciones erráticas de larvas. Se previene mediante una correcta desparasitación de mascotas, higiene en nuestras casas, así como educación de los niños.

DERMATOFITOSIS (Tiña)

Producida por una gran variedad de hongos, pero los más comunes son el Microsporum canis y mentagrophytes. La tiña se puede observar en piel de todo el cuerpo, uñas y cuero cabelludo. Esta última es más frecuente en niños donde se ve cabello débil que cae dando placas calvas, costrosas que gradualmente aumentan de tamaño. En animales, las lesiones se ven en cara y garras, pero también aparecen en todo el cuerpo. Son placas alopécas (sin pelo), redondas u ovaladas, algunas veces purulentas por contaminación secundaria de bacterias. La prevención consiste en evitar el contacto, solo el estrictamente necesario, con la mascota afectada. Fundamental el uso de guantes y desinfección de cucha y ropas así como del entorno. Se deben eliminar costras en forma manual o mediante baños, las cuales deben ser quemadas. El tratamiento consiste en la aplicación de lociones, baños con soluciones o shampoo a base de ketoconazol y la administración de antifúngicos en forma oral.

DIPILIDIASIS

Producida por un parásito, la tenia Dipilidium caninum, que se encuentra en el intestino del perro, gato y algunos animales silvestres. La tenia está formada por anillos que va eliminando a medida que maduran al exterior por medio de la materia fecal o por motilidad propia. En el medio ambiente se desintegran liberando los huevos. Estos deben ser ingeridos por larvas de pulgas para continuar con el ciclo. El perro debe ingerir las pulgas adultas infestadas. Una vez ingeridas, con la digestión se liberan estas larvas que evolucionan a tenia adulta para cerrar el ciclo. Los niños, son la población más suceptible y se infestan de la misma forma que el perro o gato. Los síntomas son los mismos, diarrea, cólicos, irritabilidad, insomnio, apetito caprichoso, así como la eliminación de anillos en la materia fecal, pañales o ropas. La forma de evitarla es eliminando los parásitos externos de perros y gatos así como realizar una correcta desinfección del ambiente. Fundamental la administración periódica de antiparasitarios a las mascotas de la casa, así como una correcta educación de higiene a los niños desde temprana edad.

HIDATIDOSIS

Producida por la larva de tenia Echinococus granulosus. Esta tenia, en su fase adulta, parasita el intestino del perro y ocasionalmente al gato. Estas eliminan huevos que al ser ingeridos por bovinos, ovinos, caprinos, suinos y humanos evolucionan a su fase larvaria de quiste hidatídico. Dicho quiste se aloja en hígado, pulmones, cerebro, etc. Durante la faena de animales de abasto, los perros pueden ingerir las visceras con los quistes, que mediante la digestión, liberan de su interior miles de escólices o cabezas que originarán nuevas tenias cerrando el ciclo. Estos parásitos no provocan síntomas en el perro. En el hombre puede pasar desapercibida por muchos años. El único tratamiento en el humano es mediante la cirugía para extraer el o los quistes. Fundamental la prevención, la cual consiste en no dar achuras crudas a perros y gatos. De no ser así, hervir las vísceras por más de media hora. Desparasitar a perros y gatos periodicamente, cada 45 días en zonas rurales. Si vive en campo o zonas cercanas, mantener a los perros atados o dentro de zonas cercadas. Huertas caseras deben ser cercadas con tejido, así como mataderos domésticos. Lavar con agua corriente las frutas y verduras de consumo en crudo, lavado final de las mismas en fuente con agua y unas gotas de hipoclorito. El perro adquiere el parásito al ingerir vísceras crudas, el hombre y ganado al ingerir huevos de tenia.

SARNA SARCOPTICA

Producida por un ácaro, el Sarcoptes scabiei. Este ácaro pone huevos en galerías que cava en la superficie de la piel de la mayoría de los animales domésticos y salvajes así como en el humano. De los huevos eclosionan ninfas que evolucionan a adultos. Podemos observar lesiones en hocico, orejas y codos, pudiendo extenderse a todo el cuerpo cuando el animal no es tratado. Prurito o picazón, pérdida de pelo, pápulas, vesículas y escamas son los signos más característicos, así como el engrosamiento de la piel con la formación de pliegues. En el hombre las lesiones se ven entre dedos, dorso de las manos, axilas, codos, torso, región inguinal, pecho y vientre. El síntoma principal es el prurito intenso, sobre todo durante la noche. Se ven, a menudo, lesiones por sensibilidad al acáro (alergia). Se transmite por contacto directo y estrecho entre animales, humanos y contacto animal y hombre. Debemos tener en cuenta que el ácaro sobrevive varios días fuera del huesped en ropas, camas, cuchas, etc. El tratamiento de animales y hombre se realiza mediante baños y aspersiones con acaricidas, desinfección de cuchas, camas, ropas de cama, colchones, etc. Lavado diario de ropa con agua caliente, secado al sol y posterior planchado. El contagio a humanos se previene con el tratamiento de animales enfermos, aislamiento de la mascota para evitar desiminación de ácaros, el uso de guantes y desinfección con acaricidas del entorno.

TOXOPLASMOSIS

Producida por el toxoplasma gondii, cuyo portador es el gato y felinos silvestres. Las formas infestantes se encuentran en heces de gatos y tejidos de cabras, ovejas y cerdos. El gato adquiere el toxoplasma al ingerir carne cruda infestada. Si una persona, ya sea niño o adulto se infesta con Toxoplasma pueden suceder dos cosas. Si éste está en buen estado inmunitario, puede que nunca tenga síntomas de enfermedad, su sistema inmune creará defensas que las tendrá de por vida. En otro caso puede que aparezcana fiebre baja, ganglios inflamados y dolor muscular pasajeros, que fácilmente pueden confundirse con un estado gripal. Tambíen creará defensas. El problema surge en personas inmunodeprimidas, pudiendo afectar a cualquier órgano, fundamentalmente cerebro. Los sintomas que vemos son de encefalitis y meningitis, produciendo la muerte en casos extremadamente graves. Si se afecta una mujer embarazada, o sea, se infesta durante la gestación, el toxoplasma puede producir lesiones congénitas en el bebé. Si la infestación es en el primer mes de gestación, puede abortar, en los meses posteriores aparecen hidrocefalia, retraso sicomotor, y lesiones oculares. Aquellas madres infestadas antes del embarazo están inmunizadas y el feto no sufrirá infección. Las formas de infección en el hombre son por contacto directo con heces contaminadas o por ingestión de carne mal cocida o cruda. El contacto directo con un gato no produce la enfermedad, ya que se requiere de la esporulación de ooquistes en heces felinas para que sean infestantes. La esporulación se da horas después de la eliminación de fecas. La prevención consiste en cocinar bien la carne a más de 66ºC. y estas medidas:

  • Lavado de manos luego de manipular carne cruda. 
  • Eliminar la materia fecal del gato en el inodoro inmediatamente y desinfectar con amoníaco o yodo. Lavado posterior de manos. Embarazadas no deben manipular materia fecal de gatos ni su bandeja. 
  • Los gatos deben comer ración balanceada para felinos o carne cocida por más de 20 minutos. 
  • Impedirles que cacen y que se coman las presas.

Esperamos que la información te resulte de utilidad y tomes las medidas correspondientes para prevenir.

Deja un comentario