Se trata de pausas involuntarias en la respiración que ocurren en algunos niños mientras lloran. Involuntario significa que el niño no tiene control sobre esta pausa. Los espasmos del llanto pueden comenzar a los dos meses de vida, pero es posible que no empiecen hasta los dos años de edad. Algunos niños presentan episodios o crisis graves que  por lo general cesan a la edad de 6 a 8 años.



Los espasmos del llanto parecen ser una respuesta al miedo, a dolor o un hecho traumático, o al hecho de ser asustado o confrontado. Estos eventos pueden causar una reacción en el sistema nervioso del niño, lo cual puede disminuir la frecuencia cardíaca o la respiración por un corto período de tiempo. Aunque a menudo ocurren con las pataletas, no se cree que los espasmos del llanto sean un acto intencional de rebeldía.

Registrate aquí para recibir nuestros newsletters mensuales o seguimiento por mail del embarazo y desarrollo del bebé.  

Los espasmos del llanto involuntarios se presentan casi siempre cuando el niño repentinamente resulta enfadado o sorprendido. Después de asustarse o enfadarse, el niño puede quedar sin aliento durante un momento, luego exhalar y dejar de respirar. A veces la respiración normal comienza de nuevo después de un período breve de pérdida del conocimiento. El color del niño mejora con la primera respiración y el episodio termina. Esto puede ocurrir varias veces al día o sólo en raras ocasiones. Generalmente no es necesario ningún tratamiento pero es importante comunicárselo al pediatra para  diferenciarlos de otras entidades con significado patológico como las crisis epilépticas.

Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario