Estimular es ayudar al niño en su desarrollo evolutivo normal, sin que esto signifique que debamos realizar ejercicios específicos con horarios tipo clases de gimnasia.

Estimular es ayudar al niño en su desarrollo evolutivo normal, sin que esto signifique que debamos realizar ejercicios específicos con horarios tipo clases de gimnasia.

Hay muchas situaciones a lo largo del día que podemos aprovechar para estimular en nuestro bebé aquellos actos reflejos que vienen con él.

Veamos cuales son esos momentos y qué poedemos hacer:

Al amamantar:

Al bebe le encanta el olor de la leche materna, así que acercarás el pezón a su cara para que por medio del olfato y el contacto de la piel busque su fuente de alimentación.

Buscarás una posición en la que se encuentren tu mirada y la suya, permitiendo no sólo el reconocimiento entre ambos, sino que además el niño asocia la cara de su madre como fuente de cuidado y alimentación. La vista es uno de los sentidos menos desarrollados en el niño ya que no es utilizado en el útero.

Hablarle y cantarle en el momento que le das el pecho estimula su oído. Le gusta la voz humana y la música.

Acariciarle su cara y su mano. El roce de su mejilla contra el seno de su madre,le brindará un importante estímulo al tacto.

Durante el baño:

El baño no sólo le brinda higiene, es un lugar de juego que le permite volver a sensaciones ya conocidas por el niño durante su vida intrauterina.

En su primer mes, cuando lo colocas sobre el cambiador, podrás observar que sus piernas y brazos permanecen flexionadas como cuando estaba en el reducido espacio del útero, aprovecharemos a hacerle masajes desde los hombros hacia abajo hasta llegar a sus piecitos. Podemos extender y flexionar suavemente sus piernas y brazos.

Al ponerlo en el agua, veremos como realiza movimientos de flexión y extensión él solito.

Mientras lo acunamos:

Al tenerlo en nuestros brazos meciéndolo suavemente, diciéndole lo bonito que es o cantándole una canción de cuna, no solo le brindaremos la posibilidad de reproducir momentos que vivió dentro del útero, sino que además continuamos estimulando su visión y audición.

Deja un comentario