La fractura es la ruptura de un hueso. Es muy frecuente en los accidentes del deporte. Si el niño ante una caída u otro tipo de accidente manifiesta extremo dolor y tiene dificultades para moverse, puede padecer una fractura de hueso.

Muchas veces se confunde esguince con fractura. Para distinguir, pueden preguntarle si sintió el sonido del quiebre del hueso. El esguince se da cuando los ligamentos (las conexiones para mantener a los huesos juntos) se estiran demasiado o están desgarrados. Si creen que están ante una fractura, deberán solicitar atención médica de urgencia.

Recomendaciones

-Si la fractura es en alguna parte de la espalda o del cuello, es importante que no muevan al niño. Deben llamar al servicio de emergencia y esperar al médico.

-Si ven el hueso sobresalir y además hay sangrado, mantener presionada el área del sangrado con gasa o algo similar. Nunca “empujar” el hueso hacia adentro.

-Colocar una bolsa de hielo o algo frío en el área lesionada para calmar el dolor.

-Colocar tablillas en la lesión para evitar otros daños.

Algunas fracturas se solucionan con yeso y en algunos casos es necesario realizar una intervención para colocar nuevamente el hueso en su lugar. El traumatólogo, tras realizar una radiografía, decidirá el tratamiento a seguir.

Imagen: morguefile.com

Deja un comentario