Se la conoce por varios nombres: G5N, Gripe A, Gripe AH1N1, Gripe porcina, Influenza A, Influenza porcina. Es una infección causada por un virus. Se llama así por un virus que los cerdos contraen. La gente, generalmente, no contrae esta gripe pero pueden darse infecciones cuando se producen determinadas mutaciones del virus. En 2009, una cepa de gripe porcina llamada H1N1 infectó a varias personas alrededor del mundo.

El virus es contagioso y puede diseminarse de persona a persona. Los síntomas de la gripe porcina son similares a los síntomas de la gripe común e incluyen fiebre, tos, picazón de garganta, dolor muscular, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga.

Existe una vacuna contra la influenza A, así como medicinas antivirales para tratarla (que siempre deben ser indicadas por un médico).

Registrate aquí para recibir nuestros newsletters mensuales o seguimiento por mail del embarazo y desarrollo del bebé. 

Podés prevenir la propagación de gérmenes que causan enfermedades respiratorias como la gripe de esta manera:

  • Cubriendo tu nariz y boca con un pañuelo cuando tosas o estornudes. Tirá el pañuelo a la basura una vez usado.
  • Lavate las manos con agua y jabón, sobre todo después de toser o estornudar. También se puede usar alcohol en gel.
  • Evitá tocarte los ojos, nariz o boca. Así se diseminan los gérmenes.
  • Tratá de evitar el contacto con gente enferma.
  • Quedate en casa y no vayas a trabajar o a la escuela si estás enfermo, y dejá a tus hijos en casa si presentan síntomas gripales.
Imagen: www.morguefile.com

Deja un comentario