La colocación de las caravanas en una recién nacida es infaltable. Ya sea un obsequio por parte de los padres, abuelos, tíos o padrinos, los agujeritos son obligatorios en la coquetería femenina. ¿Cómo hacerlo?

La colocación de las caravanas en una recién nacida es infaltable. Ya sea un obsequio por parte de los padres, abuelos, tíos o padrinos, los agujeritos son obligatorios en la coquetería femenina. ¿Cómo hacerlo?

Vale la pena preguntarse por qué esa costumbre atávica perdura hasta nuestros días y por qué, sin anestesia y con las mínimas normas de asepsia, se perfora el lóbulo de la oreja de una recién nacida, lo que tal vez produzca su primera sensación de molestia por verdadero dolor, aun a riesgo de abrir una puerta a la infección. —A menudo esto se produce cuando las tuerquitas penetran en el lóbulo, a causa de una compresión excesiva—. La respuesta que se da en muchos casos —”es que si no, la confunden con un varón”— no tiene asidero. La diferenciación sexual se realiza en etapas más avanzadas de la evolución psicofisica y poco o nada tiene que ver con el hecho de que se usen aros o no.

Tips:

  • Recomendamos aquellas que son de oro macizo y no las enchapadas ya que es más probable que éstas últimas generen infecciones o alergias.
  • Si debés elegir entre las que son a presión o las de gancho, es preferible que eligas las primeras ya que es menos probable que se enganchen en la ropa o que generen lastimaduras.
  • Los orificios pueden realizarse luego de las 48 horas de nacimiento. Es recomendable que lo realice alguien que tenga experiencia en el tema.
  • Una vez colocadas, no deben retirarse hasta que se cumplan seis semanas de colocadas. Este tiempo asegurará que los orificos han cicatrizado adecuadamente.

Problemas de las caravanas en las bebes

Cuando se presenta un problema los procedimientos quirúrgicos para solucionarlo también ofrecen dificultades puesto que:

– la circulación vascular del lóbulo de la oreja es terminal; es decir que un espasmo muscular (vasoconstricción), producido, por ejemplo, por un anestésico local, puede modificar la vitalidad de esa zona.

– la extracción de la tuerca se realiza muchas veces bajo anestesia general o sin anestesia, seccionando el “adorno” —perlita, florecita, etc.— y arrastrando el eje en dirección contraria a la de la penetración.

En niñas mayores es común observar el lóbulo hendido y seccionado en dos, por el pesó de los aros pendientes, lo que hace necesaria una cirugía plástica.

Fuentes: 
http://www.notibebes.com
http://www.tipsdebebe.com

Deja un comentario