Los chicos miran lo que hacemos, pero también reciben lo que decimos. Cuidemos nuestras palabras.

Nosotros el referente de nuestros hijos, el modelo a seguir, y de alguna manera la forma que elegimos de cómo encarar la vida ya sea de manera positiva y alegre o de manera negativa y triste será la que naturalmente incorporaran nuestros hijos.

¿A que me refiero con eso?

Muchos de Uds, ya habrán escuchado hablar de lo importante que es la forma en que nos dirigimos a los hijos, por ejemplo decirle “¿qué has hecho? eres un tonto”, puede ser muy perjudicial ya que  somos nosotros quienes fomentamos su autoestima o la destruimos. Es muy distinto decirle a un niño que “hizo algo muy tonto” a decirle “que es tonto”.

Les pido que no confundan el ser con el hacer, son diferentes. Siempre van a ser personas inteligentes queridas, amadas por nosotros y sobre todo lo más importante queridas por ellos mimos. Independientemente de que un día comentan una equivocación.

Eso no los transforma, no nos transforma tampoco a nosotros. “Eres un desprolijo” , es muy diferente a “tu cuarto está desprolijo”.

El cuarto puede limpiarse, pero no le dejemos un rótulo así a nuestro hijo.

Enséñale a tu hijo que esta bien equivocarse y que puede hacerse cargo de las consecuencias del error y a su vez aprender. Que todos nos equivocamos.

Les cuento algo que mucha gente no tiene en cuenta, y que son personas que están muy preocupadas por sus hijos porque sean felices, que cuidan mucho que les dicen, como los tratan, como los hacen sentir etc. Y es lo que les pasa con Uds. ¿Cmo enfrentan la vida? ¿Qué se dicen? ¿Qué hacen? ¿Cuántos de Ud, tienen comentarios de este estilo: – “pah que problema, nunca voy a superarlo” ; -“ que día espantoso”, -“pensar que algunos sí tienen suerte”.
Esto de alguna manera es un doble discurso, ellos mismos incorporan que la vida es un problema, básicamente insuperable, que no tienen suerte, etc. Si queremos enseñar algo, empecemos a ser maestros a tiempo completo, no sólo cuando hablemos con ellos sino cuando hablemos, simplemente. 

La vida es una escuela a tiempo completo, no solo cuando le digo a mi hijo cosas bonitas.

Es hora de empezar a creer que el mundo es un bello lugar para vivir .

Presten atención a cuando sus hijos, juegan con muñecos o hablan entre ellos y repiten cosas de grandes, “oh cielo santo, que espanto…” y jamás se lo hemos dicho a ellos.

Criemos hijos positvos.

No significa ser falsos, pero si ver las cosas con otra óptica, por ejemplo que tal emplear, “hoy tuve un día complicado pero buscaré la manera de solucionarlo”, “puedo superar mis problemas”, “ yo también tendré, suerte, la ayudaré trabajando un poco más”.

Cuando hables con ellos agrégale el tinte positivo a todo, imagina que deciden ir al la casa de la abuela y tu hija se queja “no, la vez pasada fuimos y me aburrí mucho”. No es necesario que le digas “solo es un ratito, pobre abuela”y hacerla sentir culpable. Intenta transformar todo lo que te digan negativo en positivo, por ejemplo, di: “esta vez la pasaremos genial, podemos llevar tus colores y haces un hermoso dibujo de esos que tan bien haces..”

Cuando tengan miedo, por ejemplo no te burles, averigua sobre qué tienen miedo y hazlos sentir importantes, “ no quiero ir a la nueva escuela, no conoceré a nadie”, di : “que bueno sino conoces a nadie significa que conservarás tus amigos del jardín e incorporarás a otros nuevos” “¿y si me pierdo?”, pudes contestar “será una buena forma de conocer gente, preguntando donde esta tu clase”, o puedes pedirle que él piense soluciones para el problema que plantea, que es otra forma de darle importancia a nuestros hijos, PREGUNTALES SU OPINIÓN!

Pueden decirte desde “no se”, hasta “podemos llegar un rato antes y recorrer la escuela” y ahí tu le apruebas lo idea y lo haces.

Va perdiendo el temor , se anima a dar su opinión se siente escuchado.

Siempre que puedas exprésales tu amor, no tengas miedo de abrazar de besar de decirle “te amo”, “te quiero”.

Tal vez no seas una persona muy acostumbrada a ese tipo de demostraciones, y al principio las sientas forzadas, con el tiempo te encantara y ambos/as se beneficiarán.

No vas a malcriarlos por demostrarles todos los días cuanto los amas, sino que los harás sentirse amados y eso es lo más importante y es un augurio de una vida positiva y de felicidad.

Deja un comentario