Durante la preadolescencia la personalidad comienza a consolidarse, por lo cual es muy importante que el pre-adolescente reciba de su entorno apoyo y aprobación para lograr una imagen positiva de si mismo.

La pre adolescencia es la etapa del desarrollo humano que se ubica entre la niñez y la adolescencia, abarca aproximadamente desde los 11 a los 13 años, y durante esta etapa el pre-adolescente comienza a construir su identidad, ¿Quién seré? ¿Cómo quién quiero ser?

Si bien es pronto para hablar de una carrera universitaria, la elección de la escuela secundaria, será un paso previo, que puede prepararlo para sentirse mas seguro en su elección de carrera.

Durante la preadolescencia la personalidad comienza a consolidarse, por lo cual es muy importante que el pre-adolescente reciba de su entorno apoyo y aprobación para lograr una imagen positiva de si mismo.

¿Los padres pueden acompañarlo en esta etapa?

Sí, y la forma correcta es respetando los gustos y elecciones de sus hijos sin imponer sus propios deseos, por ejemplo “que vaya al mismo colegio que fui yo” “que vaya a un colegio industrial porque para eso hay salida laboral”, etc., son deseos que muchas veces los padres expresan, y así descuidan que el importante hecho de que el preadolescente tiene sus propios deseos, solo que la mayoría de las veces, debido a que es una etapa de muchos cambios tanto físicos como emocionales, no le resulta claro identificar y expresar sus aspiraciones o decidirse y sentirse seguros de sus elecciones.

Las primeras elecciones de los pre-adolescentes:

Muchas veces los chicos eligen en función de lo que sus amigos hacen, es decir, van al mismo colegio porque allí va a ir “Fulanito”, lo cual es muy común de escuchar ya que el pre adolescente toma a sus pares como fuertes referentes.

Pero es importante resaltar que la vocación es un llamado interno para ocupar un lugar entre los demás, este deseo se va construyendo con cada experiencia a lo largo de la vida. Son varios los factores que influyen en la elección vocacional, algunos son:

La familia: que a través de los modelos y de los deseos condiciona muchas veces la elección del pre-adolescente, por ejemplo “ser abogado como mi papá”.

La educación: el colegio al que concurre, las experiencias que atraviesa con las diferentes materias, con los vínculos con los docentes, etc.

La propia exigencia del pre-adolescente: que quiere lograr y con cuanto esfuerzo lo planea.

El entorno social: el momento histórico, social, económico, las modas, todo ello influye. Por ejemplo debido a situaciones sociales pueden ser valoradas algunas carreras sobre otras.

Existen procesos de orientación vocacional orientados a pre adolescentes, son procesos que consisten es la toma de diferentes tests, y entrevistas que permiten una apertura de posibilidades para el pre adolescente, que lo preparará para su entrada a la adolescencia, ese momento en el cual las inseguridades se harán mas intensas.

La Orientación Vocacional:

En estos procesos se hace hincapié sobre los recursos que el pre-adolescente posee, y se trabaja para que el mismo se ponga en contacto con ellos, que conozca sus habilidades, y que sienta un espacio de apoyo y de contención para despejar dudas y clarificar deseos.

Por todo lo expuesto y como mencionamos al principio de la nota, la pre-adolescencia es un período ideal comenzar a trabajar sobre el respeto y atención de los deseos y los verdaderos recursos que tenga cada joven.

Deja un comentario