Es un órgano de cuyo buen funcionamiento depende el desarrollo del feto. Es el lazo de unión entre la madre y su hijo.
 

Su inserción normalmente puede ser:

  • En el fondo del útero: fúndica 
  • En la cara de atrás: posterior 
  • En su cara delantera: anterior 
  • En cualquiera de sus caras laterales. 

A veces se inserta en un punto bajo del útero, llamándose entonces placenta previa. 

A su vez la placenta previa puede ser:

  • Marginal: cerca de la abertura del cuello del útero
  • Parcial: cubre una parte del orificio del cuello
  • Completa: cubre la totalidad del orificio del cuello. 

Si bien no es lo más común, a veces puede haber desprendimiento de la placenta. Esto consiste en la separación de la pared del útero de una parte de la placenta. Esto puede producir o no dolor y puede o no ir acompañado de sangrado. La hemorragia no siempre es evidente ya que puede quedar retenida entre la placenta y la pared del útero. 

Por medio de una ecografía se podrá saber exactamente el tamaño que se ha desprendido y el tratamiento puede ir desde la indicación de reposo por un tiempo o durante el resto del embarazo. Aconsejamos como siempre, seguir las indicaciones del médico tratante ya que, dependiendo del grado de desprendimiento puede correr serio riesgo el embarazo. 

Deja un comentario