En el embarazo, es importante tener información correcta, para poder transitarlo de la mejor manera cuidando tanto la salud de la mamá como la del bebé.

Sin embargo, hay mucha información circulando que no siempre es certera. Incluimos aquí los principales “mitos” verdaderos.

1. Se produce un incremento del flujo vaginal

Esto es normal, se conoce con el nombre “leucorrea” y se debe a los cambios hormonales. Algunas recomendaciones: mantener una buena higiene íntima (limpiar la zona con agua y jabón neutro, secar bien) no usar constantemente toallitas íntimas porque favorecen las infecciones vaginales (si se usa, hay que retirarla cuanto antes), cambiar la ropa interior con frecuencia. Se debe consultar si este flujo cambia de color, aparece feo olor o síntomas como picazón o ardor. 

2. Se debe evitar la exposición excesiva al sol

El 70% de las embarazadas, por lo general las de piel oscura, tienen manchas de color marrón en la zona de la cara. Se les llama “cloasma gravídico”. Estas manchas se deben al cambio hormonal y a la genética, pero también al sol. Algunas recomendaciones de dermatólogos: utilizar protección solar máxima (factor de protección más de 50), emplear un protector solar específico para la cara, exponerse al sol en las horas debidas, protegerse con gorro o sombrero.  

3. Aumenta la sudoración

Es normal, especialmente en el último trimestre. El aumento se debe a un incremento del flujo sanguíneo. 

4. Es mejor dormir sobre el lado izquierdo

En el embarazo se puede dormir en cualquier posición, pero se recomienda dormir sobre el lado izquierdo. Como indica el Prof. Adj. Dr. Vitureira “se ha comprobado que el flujo de la sangre que viene de la madre y que pasa al útero y de éste a la placenta, es mejor cuando se duerme del lado izquierdo”. Algunas ventajas: una mejor oxigenación y una mejor nutrición para el feto, una menor presión sobre la espalda y la zona intestinal para la mamá.

5. Aparece o se incrementa la celulitis

La celulitis es muy común en las mujeres y más aún en el embarazo. Esto se debe a la retención de líquidos y a una peor circulación. Por eso, se recomienda: reducir (no restringir totalmente si no hay una indicación médica específica) la cantidad de sal en las comidas, caminar todos los días, beber la cantidad de agua necesaria, aplicar crema hidratante y masajear la zona afectada. 

6. En el embarazo se producen caries

En el embarazo aumenta la saliva con PH ácido, por eso, pueden aparecer caries, también es frecuente la inflamación de las encías llamada “gingivitis” y otras enfermedades periodontales. Existe fuerte evidencia que la enfermedad periodontal se asocia a malos resultados del embarazo (parto de pretérmino, infecciones ovulares, etc.). La consulta con el odontólogo en el embarazo y el puerperio es una de las exigencias de las autoridades sanitarias de nuestro país.

Fuentes consultadas: ehowenespanol.com, elpais.com.uy, kidshealth.org, consumer.es, webconsultas.com

Entrevista al Prof. Adj. Dr. Gerardo Vitureira Liard
Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario