1. En primer lugar, no es obligación de los padres que los niños coman, sino que es obligación de los padres ofrecer una alimentación correcta (variada, equilibrada, con alimentos nuevos, con horarios, etc.) a sus niños. Los niños tienen la responsabilidad de decidir si comen o no y cuánto.

Es importante que ellos reconozcan cuando tienen hambre y que coman la cantidad que necesiten. Muchas veces le decimos a nuestros hijos “comé un poquito más o no te levantás de la mesa”, así estamos obligándolos a comer más de lo que necesitan y esto puede causar problemas de obesidad.

2. Muchas veces se dice que si buscamos un buen crecimiento en nuestros hijos, necesitan un suplemento vitamínico. Pero, en realidad, la mayoría de los niños no necesitan el suplemento vitamínico. Les recomendamos preparar comidas con muchas verduras, frutas, cereales, leguminosas, alimentos de origen animal, grasas y azúcares. Si no quieren comer frutas y verduras, pueden buscar la forma de que lo hagan, por ejemplo, con art food o preparando licuados, etc.

3. También se dice que comer entre comidas provoca caries, pero en realidad lo que provoca las caries es el contacto entre los alimentos y los dientes, especialmente los que contienen azúcar (por ejemplo, las golosinas). Comer entre comidas una fruta, un yogurt, etc. puede ser muy bueno. Les recomendamos enseñarles el hábito de lavarse los dientes después de cada comida. 

4. Por otro lado, se dice que los niños tienen gustos diferentes de los adultos y por eso necesitan comida “para niños” (por ejemplo, muchos restaurantes ofrecen un menú especial para niños). En realidad, los niños no tienen gustos predeterminados, sino que los adultos les van enseñando. Por eso, es aconsejable servir la misma comida para todos, ir variando, pero también respetar las preferencias de los niños. Si no les gusta algo, pueden cambiar la presentación para probar nuevamente, pero no obligarlos a comer algo que no les gusta.

5. También se dice que los niños “bien educados” no comen entre comidas, pero en realidad los niños necesitan comer entre comidas porque están en constante movimiento, gastan energías, etc. Siempre se recomienda desayunar muy bien y no saltearse la merienda. Incluyan la mayor cantidad posible de frutas y verduras.

6. Se dice que las grasas no son buenas y por eso hay que eliminarlas de las dietas de los niños pero las grasas son indispensables en la dieta de cualquier persona, ya que aportan energía, vitaminas, protegen los órganos, ayudan a mantener una temperatura adecuada, etc. Las grasas deben proporcionar hasta un 30 o 35% del total de calorías que se consumen diariamente, pero, de este porcentaje el 90% debe venir de las grasas insaturadas (nueces, aceites, etc.). Lo que no les recomendamos es comer frituras frecuentemente.

7. Se dice que lo más importante son las proteínas, pero en realidad no hay un alimento más importante que otro. Los niños también necesitan grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales, etc.

Fuente: www.pequerecetas.com
Imagen: www.morguefile.com

Deja un comentario