Es importante que los padres ayuden a sus hijos con las tareas escolares. Esto no quiere decir que tienen que estar arriba de ellos ni que tienen que hacerles las tareas. Mirá 10 consejos que está bueno seguir: 

1. Los padres deben conocer a los maestros de los hijos. Deben ir a las reuniones escolares (tanto las individuales como las grupales). También es importante hacer un seguimiento de cómo va el niño, por ejemplo, preguntándole a las maestras cómo va, si se integra con sus compañeros, si hace las actividades que le mandan, etc.  

 

2. El niño debe tener un área adecuada para hacer las tareas que le mandan. El lugar tiene que ser iluminado y tiene que contar con los materiales adecuados. No necesariamente necesitan un cuarto especial para el estudio, sino que pueden tener un escritorio en el cuarto. En esta galería de fotos encontrarán diversas ideas: Cuartos de estudio originales.

3. Es bueno que armen una rutina junto al niño. Por ejemplo, todos los días hace las tareas a las 18 hs. El horario va a variar según las actividades de cada niño, pero está bueno que las haga en un horario en el que esté despierto y con ganas. También es importante observar en qué horario trabaja mejor ese niño (algunos están más concentrados en la tarde, otros en la noche, como los adultos).

4. Los niños más grandes suelen tener varios deberes para hacer. Por eso, es importante que los padres enseñen a hacer un plan de trabajo. También es bueno que cada determinado rato tenga unos minutos de descanso. De esta manera, rendirá mejor. 

5. No está bueno que en la habitación de estudio haya una televisión, un aparato de música o un teléfono. Si hay, es importante que en el horario de estudio estén apagados.

6. El niño debe hacer su propio trabajo para que aprenda y rinda luego en la escuela. Los padres pueden ayudar y orientar, por eso es bueno que les dejen claro que pueden hacer preguntas.  

7. Los padres siempre deben motivar a sus hijos, pueden explicarles por qué es importante que estudien. También día a día deben preguntarles si tienen tareas escolares para hacer, cuándo tienen pruebas, etc. para tener un control. Luego de que terminen los deberes, deben revisar que estén terminados.  

8. Los niños siguen, “imitan” a sus padres, por eso, es importante que les den un buen ejemplo. Por ejemplo, pueden organizarse bien, pueden leer libros, trabajar en el momento que el niño está estudiando, etc. 

9. Siempre hay que elogiar el esfuerzo. De esta manera estarán motivados en sus próximas tareas. 

10. Si observan algún problema mientras están haciendo las tareas escolares, es importante no dejar pasar el tiempo y pedir ayuda. Por ejemplo, pueden hablar con los maestros. Algunos niños tienen dificultades porque necesitan lentes, otros porque tienen déficit atencional, otros porque tienen problemas de aprendizaje. En estos casos, pueden necesitar más apoyo de los padres o apoyo de alguna profesora particular. También pueden necesitar medicación, etc. 

Fuente consultada: kidshealth.org

Imagen: www.morguefile.com

Deja un comentario