¡Podés sentite fresca y saludable todos los días! Hay pocas cosas que molesten tanto como el ardor o picazón en la zona íntima. Sin embargo, ya sea por pudor o por falta de costumbre, no suele ser un tema frecuente de conversación entre las mujeres y a veces, ni siquiera de consulta al ginecólogo. 

Aseo de la zona íntima femenina

Según la primera encuesta epidemiológica latinoamericana, el 59,1 % de las mujeres latinoamericanas utilizan el mismo jabón para el cuerpo y para el área genital, 28% realizan técnicas de aseo inadecuadas y el 28.5% usan duchas vaginales. Sin embargo, las duchas vaginales están desaconsejadas, porque aumentan la frecuencia de enfermedades de transmisión sexual. Y además, un aseo correcto, debe preservar el pH de esta zona.

¿Qué significa mantener el pH de la zona genital?

El pH en los genitales de la mujer es la principal barrera que la vagina emplea contra las infecciones. La zona íntima presenta un pH ácido que ronda entre los 3,8 y 4,2. Este pH ácido es una barrera fundamental contra diferentes microorganismo como las bacterias que pueden generar infecciones. El cuerpo produce secreciones para regularse y limpiarse a sí mismo. Estas son secreciones normales que mantienen el entorno ácido naturalmente equilibrado. Cualquier interferencia con este delicado equilibrio tendrá como consecuencia el crecimiento de bacterias nocivas. Por eso, cuando usamos jabones con un pH diferente, como los jabones comunes que en general tiene un pH alcalino, o incluso un jabón neutro, no estamos respetando el pH de la vagina, que no es ni alcalino ni neutro, sino ácido.

Pero… ¿Todo el cuerpo tiene el mismo pH?

No, la piel en nuestro cuerpo tiene valores de pH diferentes dependiendo del área. En lo que respecta a la zona íntima, su pH ácido es inferior al de las otras partes del cuerpo. Los jabones comunes son alcalinos y pueden destruir la capa protectora ácida natural de la vagina. Por esta razón, es importante utilizar un jabón especial como Lactacyd Femina para tu higiene íntima diaria que mantenga o restablezca la acidez de esta zona, y así protegerte de infecciones y otras molestias como irritación, inflamación de la piel, picazón y mal olor.

¿Qué problemas podemos prevenir utilizando un jabón especial para la higiene íntima?

La cistitis, la vaginosis bacteriana y la candidiasis son tres de los problemas más frecuentes a los que está expuesta la mujer. Las candidiasis son un grupo de infecciones causadas por un hongo llamado Candida . Este hongo se puede transmitir a través de la ropa, objetos y también por contacto sexual. El cuerpo humano alberga normalmente varios cientos de especies de bacterias y un número más pequeño de hongos protozoarios y virus. El hongo Candida está presente en la piel y en la mucosa del tracto digestivo, genitourinario y respiratorio de la mayoría de las personas, pero se encuentran controlados por otros microorganismos no patógenos, evitando de esta forma que se causen las infecciones. Cuando se produce un cambio o desequilibrio por ejemplo que se basidifique el pH, el aumento desmedido de la población de hongos o la disminución de los microorganismos controladores aumentan la probabilidad de contraer una infección. Muchas de las infecciones que afectan más a las mujeres son causadas por efectos endógenos como la mala higiene, falta de transpiración y hasta estrés. Estos factores implican variaciones en el ambiente natural de la vagina y generan las condiciones ideales para el crecimiento rápido y sin control de microorganismos y por lo tanto la infección vaginal. 20 % de la mujeres en el mundo con infecciones por el hongo Candida, pueden convertirse en portadoras permanentes de la enfermedad.

¿Qué otros factores alteran el pH de tu zona íntima?

Son varios los factores que pueden modificar el pH ácido de la zona vaginal: • Higiene femenina inadecuada • Uso de ropa interior sintética • Ropa ajustada (jeans y algunas prendas deportivas) • Uso inadecuado de protectores diarios • Actividad sexual intensa (el semen tiene un pH alcalino que disminuye la acidez) • Papel higiénico de color o con aroma • Suavizantes de telas muy fuertes usados para el enjuague de la ropa interior • Hormonas • Tratamientos antibióticos • Estrés o cansancio excesivo • Dieta inadecuada

¿Se modifica el pH de la piel a lo largo de la vida?

El aparato genital de la mujer, en particular la flora bacteriana y los elementos que componen el ecosistema vaginal, sufre diversas variaciones fisiológicas durante la vida. Estos desequilibrios o desbalances son los principales promotores de enfermedades infecciosas y por ende mantener este equilibrio es de suma importancia. Por esta razón se recomienda un cuidado especial de esta zona. Desde la técnica de higiene a utilizar hasta los productos utilizados. Es tan importante secar muy bien luego del lavado con el fin de disminuir la humedad y de esta forma desfavorecer las condiciones óptimas para el crecimiento de hongos y bacterias, como utilizar un producto adecuado que conserve el pH de la zona genital para no alterar el equilibrio. Lactacyd Femina es un jabón líquido con ingredientes naturales, especialmente formulado para la higiene íntima de la mujer. Conserva el pH fisiológico ácido del área vulvoperineal, permite una eficiente higiene íntima, limpia e hidrata, protegiendo la piel y la mucosa genital externa ayudándote a evitar infecciones en el área vulvoperineal. Es hipoalergénico de textura perlada y agradable fragancia permitiendo que te sientas íntimamente fresca y saludable todos los días.

Otros consejos para mantener el pH de tu zona íntima.

• Acostumbrate a ducharte en vez de darte baños de inmersión. • No utilizar ropa apretada alrededor del área genital. Los pantalones apretados y la ropa interior sintética (nylon, por ejemplo) evitan que el área vulvovaginal tenga una buena ventilación y provocan calor y humedad, favoreciendo el sobrecrecimiento bacteriano. • Usa ropa interior de algodón. • Usa en forma diaria un jabón líquido con pH ácido para la higiene íntima femenina. • Evitar el uso de desodorantes o sprays sobre el área genital; son innecesarios y alteran el ambiente natural vulvovaginal. • No usar duchas vaginales, a menos que sea para propósitos medicinales. Las duchas vaginales pueden alterar el ecosistema natural de la vagina, afectando microorganismos de la flora vaginal normal que son necesarios para tu protección. • Tener buenos hábitos de limpieza: siempre limpia de adelante hacia atrás; no es adecuado hacerlo en el sentido contrario, ya que se pueden introducir bacterias del ano a la vagina. • Evitar el uso de papel higiénico con fragancia o que sea químicamente procesado. • Mantener una dieta saludable y balanceada. • Usa diariamente tu jabón íntimo Lactacyd®:

Deja un comentario