Según un estudio japonés, los bebés no solo lloran por dolor o hambre sino también para llamar la atención de los padres.

 

El estudio fue publicado en la revista del Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI). ¿En qué consiste? Dos bebés (uno de siete y otro de nueve meses) fueron filmados por una hora dos veces al mes, durante seis meses. La investigadora japonesa Hiroko Nakayama buscaba encontrar la respuesta a la pregunta ¿por qué lloran? La investigación reúne 102 episodios editados de ambos bebés llorando (68 del bebé de siete meses y 34 del de nueve).

Los investigadores estudiaron la presencia de emociones positivas y negativas en los minutos anteriores y posteriores al llanto. En el bebé de nueve meses se observó que los llantos eran procedidos por emociones negativas y angustia. Esto también ocurrió en el bebé de siete meses en el 98% de las veces.

Pero, luego de cumplir los 11 meses, el bebé mostró su habilidad: lloraba después de una emoción positiva. Los investigadores señalan que el bebé fingía el llanto, lo hacía de forma intencional para llamar la atención de su madre. Además, mostraba una sonrisa cuando su madre se acercaba. 

Si bien este llanto falso tiene aspectos negativos, la investigadora señaló que tiene virtudes: “Esta interacción contribuye enormemente no solo al desarrollo social del niño sino a su desarrollo emocional. Los bebés capaces de fingir el llanto podrían comunicarse con éxito con sus cuidadores de esta forma, de manera regular. El llanto falso podría agregar mucho a sus relaciones”. 

Esta muestra puede ser no representativa, pero se encuentra otra razón que puede explicar el comportamiento: el bebé de siete meses tiene dos hermanos, pero el bebé de nueve es hijo único. El hijo único fue el que no mostró el comportamiento mientras que el que tiene hermanos sí, por lo que puede haber tenido la necesidad de competir por la atención de su madre. 

Fuente: www.cromo.com.uy
Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario