El hecho de trabajar dentro y fuera de casa, atender a los niños, ocuparse de las tareas domésticas y tantas cosas más, requiere de una gran organización y de desarrollar muchas facetas.

Las razones por las cuales la mamá decide salir a trabajar son variadas. A veces por necesidad, o por desarrollar sus intereses personales o profesionales. Pero para ser mamá es primordial entregar amor al niño en una actitud tranquila y satisfecha. Si al quedarse en casa lo hace con resentimientos y frustración, que atribuye a los “sacrificios” que debe hacer por el hijo, la compañía que entrega a su pequeño va a estar hecha sin alegría y no será fuente de seguridad afectiva.

Los sentimientos de culpa

Es muy común que estos sentimientos aparezcan, sobre todo en aquellas madres que acaban de tener a su bebé. Volver nuevamente al trabajo les obliga a pasar mucho tiempo alejada de su bebe e incluso en algunos casos tienen que dejar de amamantarlos. Si a esto le sumamos el cansancio que implica trabajar fuera y dentro de casar, hacer la comida, las compras y además cuidar de lo otros hijos, el conflicto es aún mayor.

El tratar de cumplir con todo, y al ver que se hace cuesta arriba suelen aparecer estos sentimientos de culpa, que lejos de colaborar hacen poner a la mami de mal humor sumado a un gran cansancio. Es bueno, no tratar de ser perfectas y querer cumplir con todo. Tomarse con más calma la situación y si es necesario pedir ayuda a un familiar, para que les de una mano es muy saludable y logra bajar las ansiedades y el agotamiento físico pero también psicológico.

Planificar Actividades De Ocio Con La Familia

Además de las obligaciones con los pequeños, es importante no olvidar que el tiempo dedicado a los hijos no debe ser compensado con regalos y caprichos sino con tiempo de calidad. Aunque suene trillado esto es realmente cierto: Lo importante no es la cantidad de tiempo dedicado a los hijos sino la calidad del mismo.

Compartir Tiempo A Solas Con Tu Pareja

Otro ítem importantísimo es reservar por lo menos media hora al día para conversar y estar con la pareja, ya que es sumamente imprescindible. También, cada tanto tener un fin de semana o un día por lo menos para estar solos, dejar a los niños con algún familiar y hacerse una escapada de vez en cuando es sumamente necesario. Esto contribuirá a que la rutina de todos los días, el trabajo y el cansancio no menoscaben la relación de pareja.

También es importante no mezclar los temas familiares con los del trabajo. Hay que evitar llevar las preocupaciones laborales a casa e intentar no estar pensando constantemente lo imprescindible que se es mientras se está trabajando. Se puede llamar por teléfono con cierta frecuencia a la casa y hablar con los niños, para mantener un contacto y un control de que van yendo las cosas en casa.

Los niños necesitan una madre atenta y preocupada por sus intereses para sentirse felices y valorados. El corto tiempo que se dispone para los hijos cuando se trabaja fuera de casa debe ser por lo tanto de alta calidad. Pero a no hacerse trampas: un mínimo de tiempo con ellos es absolutamente necesario. Nada de agotar las energías en el orden de la casa, porque esta obsesión puede agotar también la capacidad de recibir, sentir y expresar ternura.

La foto fue tomada de: www.morguefile.com

Deja un comentario