Es una infección en la parte externa del canal del oído (la apertura en forma de tubo que transmite los sonidos desde el exterior hasta el tímpano) que puede ser causada por diferentes tipos de bacterias o de hongos. Generalmente se desarrolla en la adolescencia y en los adultos jóvenes cuyos oídos están expuestos a humedad persistente y excesiva.

Registrate aquí para recibir nuestros newsletters mensuales o seguimiento por mail del embarazo y desarrollo del bebé. 

Las personas que desarrollan otitis externa generalmente han buceado o nadado, especialmente en ríos o piscinas de aguas termales. Esto puede introducir una bacteria infecciosa dentro del canal auditivo. Nadar en agua con cloro también puede causar otitis externa debido a que puede facilitar la penetración de bacteria u hongos en el canal del oído. La otitis externa ocurre frecuentemente en climas cálidos y durante los meses de verano— cuando hay más personas participando en más actividades. Es importante consultar al médico si se presentan algunos de estos síntomas: dolor en un oído con o sin fiebre, picor persistente en el oído o en el canal del oído, pérdida o disminución de la audición en un oído o en ambos, secreción proveniente del oído, especialmente si es espesa, descolorida, con sangre o con un olor desagradable.

Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario