La práctica de llevar piercings y tatuajes se ve cada vez más en las calles. Esta moda se observa también en celebridades que llegan al extremo de tatuar la totalidad de sus cuerpos.

Por eso es tan frecuente que apenas arribados a la adolescencia, los chicos quieran explorar esta forma de autoexpresión y diferenciarse de los demás.

También es una etapa donde las pasiones se viven con fervor, y por eso tatuarse el nombre de un personaje o de un equipo de fútbol les parece lo más natural del mundo. 

Piercings

Se le llama piercing a la práctica de perforar, agujerear o atravesar una parte del cuerpo humano (por lo general las orejas, los labios, las fosas nasales, el ombligo, la lengua o las mejillas), generalmente para insertar aros, caravanas, pendientes o dilataciones.

La práctica de agujerear partes del cuerpo no es reciente, por ejemplo, en nuestra cultura se suele marcar a las mujeres desde bebés, con dos agujeros, uno en cada oreja (para colocar caravanas). En otras culturas se perforan otras zonas, por distintas razones que pueden ser por ejemplo estéticas o religiosas.

Por estas latitudes, el inicio suele darse a partir de los 16 años y los más clásicos son los de la nariz y el ombligo. 

Riesgos:

  • El problema más frecuente que puede ocasionar el piercing es la infección bacteriana. Si la infección es grave, tienen que retirarlo. Para esto, se recomienda consultar en el lugar donde lo hicieron y con un médico. 
  • También puede ocasionar alergias, hemorragias, heridas y desgarros. Es importante averiguar si la persona es alérgica a algún tipo de metal antes de colocarlo. Algunos metales no tóxicos utilizados habitualmente son los siguientes: acero quirúrgico, oro sólido de 14 o 18 kilates, niobio, titanio, platino. 
  • Dentistas también informan que los piercings en la boca (lengua, labios e incluso mejillas) pueden provocar alergias bucales y lesiones en los dientes y encías. 
  • Cicatrices.
  • Inflamación o daño a los nervios.
  • Hepatitis B y C.
  • Tétanos.

También deben tener en cuenta que algunos lugares del cuerpo pueden provocar más problemas que otros, por ejemplo, las infecciones se dan comúnmente en la nariz y en la boca porque en estas zonas viven millones de bacterias.

Cuidados que deben tener luego de colocarse un piercing:

  • Antes de tocar el piercing, deben lavarse las manos. 
  • Llevar el piercing al aire libre el mayor tiempo posible. La herida se curará antes si está ventilada.
  • La vestimenta y la ropa de cama deben estar limpias. Se recomienda que sean de algodón. 
  • Lavar el piercing y la zona con agua y jabón en la ducha diaria. No utilizar alcohol ni agua oxigenada. Si el piercing está en la boca, utilizar un enjuague bucal antibacteriano después de comer.
  • Tener cuidado de no engancharse con la ropa para no dañarse la piel. No apretar ni tirar del piercing. 

El tiempo de curación depende de la parte del cuerpo que haya sido perforada (puede ser unas pocas semanas hasta más de un año). 

Tatuajes

Se llama tatuaje a una herida punzante en las capas profundas de la piel que se llena con tinta (se realiza con una aguja). La tinta se inyecta en la segunda capa de la piel, llamada dermis. Como las células de la dermis son muy estables, el tatuaje es prácticamente permanente. Antes se realizaba de manera manual pero actualmente se utilizan máquinas para tatuajes. Es importante que el artista sepa hasta qué profundidad debe llevar la aguja, para que no quede borroso (si no se llega a la profundidad necesaria) ni que sangre mucho y duela (si la profundidad es excesiva). El tiempo de realización varía según el tamaño y diseño. El dolor también varía según el umbral de dolor de la persona, la habilidad del artista y la parte del cuerpo elegida. 

Cada vez es más común llevar un tatuaje. Las celebridades y personas mediáticas aparecen con tatuajes y eso hace que todos los quieran. En nuestro país, los chicos suelen elegir tatuarse el brazo o el brazo entero y las chicas en cualquier parte del cuerpo pero se hacen diseños más pequeños. 

Es importante que los centros soliciten permisos cuando son menores de edad. 

Riesgos:

  • Si el centro no tiene ciertas precauciones, el cliente puede contraer infecciones virales como hepatitis, infecciones cutáneas bacterianas o dermatitis. 
  • Algunas personas tienen alergia a la tinta de los tatuajes. 
  • Pueden existir riesgos graves si intentan hacerse el tatuaje ellos mismos, si lo hace un amigo o en un ambiente que no esté limpio ni cuente con las condiciones adecuadas. 

Cuidados que deben tener luego de hacerse un tatuaje:

  • Mantener la zona vendada durante al menos 24 horas. 
  • Evitar tocar la zona del tatuaje. No arrancar costras (que se pueden formar). 
  • Lavar el tatuaje con un jabón bactericida. No utilizar alcohol ni peróxido. Utilizar una toalla suave para secar la zona (sin fregar la zona). 
  • Colocar un ungüento antibiótico en el tatuaje. No utilizar vaselina.
  • Colocar hielo en la zona tatuada si está roja o hinchada. 
  • Evitar mojar el tatuaje hasta que se cure completamente. Evitar piscinas, jacuzzis, baños calientes y prolongados. 
  • No exponer el tatuaje al sol hasta que esté curado completamente. 
  • Si se infecta, está rojo, hinchado o con pus, es importante llamar al médico. 
  • Siempre cuidar la zona con protector solar alto (mínimo 30). 

¿Qué pasa cuando no lo quiero más?

Las personas suelen arrepentirse de los tatuajes de la adolescencia, pero, ¿se los pueden quitar? Antes se podían eliminar con una cirugía, pero actualmente se pueden eliminar con un procedimiento médico láser. Lo importante, es que la persona que lo quite sea un médico. Igualmente, los dermatólogos señalan que eliminar completamente un tatuaje puede ser complicado y que varía según los años, el tamaño, el tipo y el color de tinta. Pero hay que tener en cuenta que nunca se puede garantizar la eliminación completa. A su vez, la eliminación puede tener efectos secundarios como hiperpigmentación, que provoca que la zona se vuelva más oscura que el resto de la piel, o hipopigmentación, que hace que se vuelva más clara. La piel también se puede infectar y pueden quedar cicatrices. La eliminación puede ser más cara que el tatuaje en sí. 

Cuidados que hay que tener después de que se elimina un tatuaje:

  • Mantener la zona limpia. 
  • Nunca frotar la zona. 
  • Puede enrojecerse y se puede formar una costra. Si sucede esto, no se debe frotar, raspar ni quitar la costra. Dejar que se cure sola. 

¿Cuándo están contraindicados los piercings y tatuajes?

  • En el caso del piercing, cuando se padece alguna enfermedad cardíaca. Diversos estudios demostraron que las personas con enfermedades cardíacas pueden presentar un mayor riesgo a desarrollar una infección cardíaca después de una perforación. 
  • En ambos casos, cuando se padece algún problema de salud como afección coronaria, alergias, diabetes, enfermedades cutáneas, afecciones de la piel, enfermedades que afectan el sistema inmune o cuando se padece infecciones. 
  • En ambos casos, cuando hay un embarazo. 
  • En ambos casos, cuando existe la tendencia a formar queloides (crecimiento excesivo de tejido cicatrizal) en el área de la herida.

*Igualmente, se recomienda consultar con un médico siempre antes de tomar la decisión. 

Antes de hacerse un piercing o tatuaje:

  • Todas las vacunas deben estar al día (en especial las de hepatitis B y tétanos). 
  • Deben tener en cuenta que puede existir una infección, por lo tanto, deben planificar a qué centro pueden acudir en caso de que suceda. 
  • En el caso del piercing, si la perforación va a ser en la boca, deben asegurarse de que los dientes y encías estén sanos. 

¿Qué buscan los adolescentes con un tatuaje o un piercing?

Sobre este tema le consultamos a la Ps. Silvia Cardozo y nos indicó que las razones son variadas: “cuando desean hacerse un tatuaje en los primeros años de la adolescencia, en general quieren mostrar que ya no son niños, buscan una ruptura con esa etapa. En la adolescencia sienten que pueden hacer cosas que en la etapa anterior no podían, se sienten grandes, quieren mostrar de alguna forma que cambiaron y el tatuaje es una forma de hacerlo. Además, el ser capaces de soportar el dolor, es una muestra de valentía.

Otras veces lo hacen como pertenencia a determinados grupos, donde el tatuaje o piercing los hace sentir parte de ellos y a su vez diferente del resto. Rompen con los grupos de antes y pertenecen a otros nuevos. Sin duda hay también un elemento de moda. En general los ídolos populares tienen tatuajes o piercings y esto aumenta el deseo de tenerlos ellos también. Son vistos como una forma de adornarse, solo que a diferencia de otro tipo de adornos, estos son permanentes y, por lo tanto, no se pueden tomar a la ligera.

También pueden hacerse un tatuaje o piercing para plasmar recuerdos o también, simplemente como un rito de paso por la adolescencia”. 

La decisión de los padres

Si un adolescente solicita hacerse un piercing o tatuaje, es importante hablarlo en el hogar, ya que si lo niegan desde un comienzo, es posible que se lo hagan a escondidas y con peores condiciones de higiene (ya que no hay nada que les guste más que oponerse a sus padres). Los adolescentes deben saber a qué se están enfrentando: lo que duele, lo que cuesta económicamente, qué pasa cuando no lo quieren más, que deben tener cuidados posteriores, que pueden existir riesgos, que las marcas quedan en el cuerpo para siempre, que el agujero del piercing cierra pero nunca se cerrará del todo, entre otras cuestiones. También deben saber cuál es la postura de cada uno de los padres.

Por eso, cuando quieren hacerse un piercing o tatuaje, los padres deben informarles todos estos puntos, y si no están al tanto, deben informarse ellos también. En palabras de la Ps. Cardozo, “los padres deben tomar este tema con cautela, escuchar con atención el planteo de sus hijos, qué es lo que quiere hacerse, dónde y por qué. Y después recién tomar una posición al respecto”.

Y agrega, “lo importante es que no se cierre el diálogo frente a estos temas y que se puedan ver los ´pros y contras´ de cada decisión antes de llegar a ellas. Ellos deben aprender a medir las consecuencias de sus actos. Así también se les está enseñando a adquirir herramientas que los van a ayudar en un futuro”. 

Si los padres aprueban el pedido de sus hijos, es importante que se lo hagan con un profesional, en un local aprobado y con medidas de seguridad y de higiene (el lugar debe ser ventilado, limpio y luminoso, el profesional debe usar guantes quirúrgicos e instrumentos de perforación estériles, envasados, sellados y desprecintados en presencia de la persona que se lo va a realizar, deben exigir la autorización de los padres si son menores de edad, deben entregar factura de pago por si después hay que hacer alguna consulta o reclamo, etc.).

Deben visitar varios lugares para informarse y acompañar a sus hijos al que les dé más seguridad. Si deciden que no se haga un piercing o tatuaje, es importante que le den una razón coherente, por ejemplo, es mejor decirle “no te lo podés hacer porque no has ahorrado para hacértelo” o “no te lo podés hacer porque no estás estudiando lo suficiente” a que decirle “no te lo vas a hacer porque a mí no me gusta”. 

Como indica la Ps. Cardozo, “el permiso de los padres no está tanto de la mano de la edad puntual del adolescente sino del grado de madurez que sus padres vean en él, en relación a todas sus actividades, al momento de vida que esté pasando, a su responsabilidad, sus vínculos y su personalidad”. 

Algunas recomendaciones de la Ps. Cardozo:

– Si son chicos que en general no son conflictivos, cumplen con sus compromisos liceales, sociales y familiares y los padres entienden que es una decisión meditada y sus argumentos parecen válidos, entonces no debería ser un gran problema. Igualmente, deben pedirles que vuelvan a pensarlo porque puede pasar que se arrepientan, ya que los gustos van cambiando mucho y los tatuajes son permanentes, por más que se puedan remover, puede quedar una cicatriz o marca. También explicarles que es un procedimiento doloroso. Si la decisión sigue en pie, hay que acompañarlos a elegir el lugar donde se lo harán, ya que tiene sus riesgos sino es un lugar habilitado y con la higiene adecuada. 

-Si son chicos inseguros, conflictivos, inmaduros para tomar este tipo de decisiones, es preferible que lo conversen y propongan dejarlo para más adelante, cuando los vean mejor preparados en las demás áreas de su vida, explicarles que para ellos son muy importantes y un tatuaje o piercing implica una herida en el cuerpo y es para siempre. Hay que explicarles que no es una decisión para tomarse en un momento así de la vida pero sin darles un ´no´ rotundo, sino un ´más adelante´. En general, en estos casos los adolescentes quieren hacerse tatuajes muy transgresores que luego pueden arrepentirse y que están expresando conflictos que no pueden resolver por otras vías. Por ejemplo, algo muy grande o en partes muy visibles, como la cara o las manos. Esto es algo que puede traerles complicaciones a futuro, por ejemplo, para encontrar trabajo. También deben tratar de encontrar la solución al problema de fondo que se manifiesta en este deseo. Lo mismo cuando quieren tatuarse el nombre de una pareja, explicarles que son cosas pasajeras y que luego es muy probable que se arrepientan de dicha decisión. 

-Si no se sienten seguros, pueden probar con tatuajes no permanentes (henna) para ver si luego los van a querer o no y cómo se sienten con él en el cuerpo. 

Fuentes consultadas: Entrevista a Ps. Silvia Cardozo, Terapeuta Cognitivo Conductual
Sitios web: www.bekiapadres.com, www.consumer.es, www.kidshealth.org, www.conmishijos.com  
Imagen: www.morguefile.com

Deja un comentario