Científicos de la Universidad de California y el Hospital Pediátrico de Los Ángeles, EE.UU., afirman que estar expuesto a contaminantes ambientales en el embarazo y también durante el primer año del bebé aumenta entre dos y tres veces el riesgo de padecer autismo. 



El autismo está asociado a la genética pero también a desórdenes ambientales. Los problemas de comunicación, interacción social y las conductas repetitivas son característicos de esta enfermedad.

Registrate aquí para recibir nuestros newsletters mensuales o seguimiento por mail del embarazo y desarrollo del bebé. 

Heather Volk, investigadora de la Universidad de California del Sur, estudió las consecuencias de la contaminación en el feto en desarrollo y en niños de hasta un año de edad de zonas con altos niveles de exposición. El estudio comprobó que niños pertenecientes a hogares con mayor contaminación tuvieron hasta tres veces más de riesgo que los de hogares con menor exposición.

Fuente: www.elpais.com.uy
Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario