La “pubertad” es el período de desarrollo de los niños, en que empiezan a convertirse en adultos. Los testículos y ovarios inician la producción de hormonas  y esto provoca cambios como la aparición de vello en las axilas o en el pubis, acné, cambios de humor y olor corporal. Por lo general, las niñas se desarrollan entre los 8 y los 13 años y los niños entre los 9 y los 14 años, pero muchos niños se desarrollan antes de tiempo. A este fenómeno se le denomina “pubertad precoz”. 

La Dra. Laura Batalla explica que la pubertad es el “período en el que aparecen los Caracteres Sexuales Secundarios. Estos son, en las mujeres, la aparición del botón mamario (telarquia), del vello pubiano (pubarquia) y la primera menstruación (menarquia). En los varones, el aumento del tamaño testicular, el crecimiento y coloración del escroto, aumento del tamaño del pene y pubarquia. En ambos sexos, la aparición del vello axilar (axilarquia) corresponde a un estado intermedio de desarrollo puberal”. 

Si bien las niñas se desarrollan entre los 8 y los 13 años y los niños entre los 9 y los 14 años, muchos se desarrollan antes de tiempo. Estos niños padecen lo que se llama “pubertad precoz” que se da cuando “los Caracteres Sexuales Secundarios aparecen antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 años en los varones”. También existe lo que se llama “la pubertad adelantada”, que es “la que se produce alrededor de los límites inferiores del inicio normal, o sea, entre los 8 y 9 años en las niñas y entre los 9 y 10 años en los varones. Se considera una variante de la normalidad que puede ser de origen familiar o presentarse aisladamente sin antecedentes que la precedan. En estos casos no se realiza tratamiento, pues se considera una aceleración constitucional del crecimiento y de la pubertad”. Los síntomas (tanto de la pubertad precoz como de la pubertad adelantada) se pueden ver en el examen completo que se hacen los niños en el encuentro con el pediatra o también la familia puede notarlos. 

¿Cuáles son las posibles causas de la pubertad precoz? 

La Dra. Batalla señala que las dos causas más frecuentes son la idiopática (desconocida) o la familiar. A su vez, dice que también “puede deberse a causas centrales con alteraciones del Sistema Nervioso Central (SNC), como tumores intracraneanos, o anomalías congénitas del desarrollo. Estas constituyen el 90% de los casos”. Agrega que también puede darse “por tumores de otras regiones del organismo, que producen hormonas e inician el ciclo de desarrollo puberal o por causas adquiridas, como asfixia perinatal, infecciones del SNC, irradiación, quimioterapia, traumatismos”. A su vez, dice que “los factores nutricionales, socioeconómicos y el estrés, también han demostrado tener influencia en el inicio de la pubertad”. 

¿Existe algún tipo de tratamiento? 

Sí, existen tratamientos que tienen como objetivo revertir, detener o enlentecer, en cuanto sea posible, el desarrollo de los Caracteres Sexuales Secundarios para permitir un adecuado crecimiento y evitar las consecuencias psicosociales y conductuales de una pubertad precoz. Son tratamientos hormonales en algunos casos y de eliminación de la causa orgánico en otros. 

Como señala Batalla, la pubertad precoz no se va a revertir con un cambio en la alimentación, ya que un niño que tiene pubertad precoz y sobrepeso no va a “revertir” su cuadro cuando alcance el peso adecuado. Pero sí es de extrema importancia que los niños se alimenten adecuadamente, con una dieta variada, equilibrada y que incluya todos los tipos de nutrientes en las proporciones recomendadas. 

Es de extrema importancia tratar la pubertad precoz a tiempo para evitar problemas de estrés, psicológicos, vergüenza, dificultades en los relacionamientos sociales y de crecimiento. Como señala Batalla, “el riesgo fundamental de la pubertad precoz es el enlentecimiento y aún detención del crecimiento en talla”. Es muy común que los niños con pubertad precoz crezcan rápidamente pero dejen de crecer antes de tiempo. La Dra. Batalla agrega que es muy importante que consulten con el médico de cabecera, ginecóloga y especialistas para llegar a un correcto diagnóstico y a un tratamiento que mejore la calidad de vida del paciente. Además, los padres deberán acompañar este proceso que muchas veces resulta difícil para los niños.  

Para saber:

Si bien la incidencia está en aumento, la pubertad precoz es una patología infrecuente, con una incidencia de uno en cinco mil a diez mil niños (1:5.000-10.000)

Ambas, la pubertad precoz y la pubertad adelantada, son más frecuentes en niñas que en varones, con un índice promedio de 10:1, según los distintos estudios.

En Estados Unidos se realizó un estudio que dio como resultado que la adolescencia masculina se adelantó dos años en los últimos tiempos. El sedentarismo y la obesidad son dos factores que pueden influir en el adelanto de la pubertad. El consumo de alimentos con alta cantidad de sustancias químicas en su composición también puede interferir en la producción de hormonas. 

Algunos medicamentos y las cremas con estrógenos que usan las niñas inadvertidamente pueden provocar la pubertad precoz. 


Fuentes: 
www.vidaysalud.com, www.kidshealth.org
Entrevista a la Dra. Laura Batalla.

Imagen: www.morguefile.com 

Deja un comentario