¿A qué embarazada no se le hincharon las piernas o las manos en algún momento? Más de una tuvo que sacarse los anillos porque ya no le entraban o usar un tamaño de zapatos más grande para estar cómoda. La razón de esto es lo que habitualmente llamamos "retención de líquidos".

El organismo está compuesto por un porcentaje alto de líquidos, que se encuentran dentro y fuera de las células (espacio intersticial). Cuando se acumula más líquido de lo normal en este espacio, se dice que hay retención. Si bien puede suceder en cualquier parte del cuerpo, debido a la cantidad de horas que estamos de pie, es frecuente que suceda en los miembros inferiores. 

Esta retención suele acentuarse en las últimas semanas de gestación debido a la posición del bebé que puede comprimir los vasos encargados de recoger la sangre de las piernas. Para "combatir" este síntoma a veces se recomienda reposo. También son efectivos los masajes de "drenaje linfático", que ayudan a eliminar los líquidos a través de la orina (luego de una sesión de masajes la mujer va al baño con frecuencia). 

También es aconsejable no utilizar nada que oprima la circulación como medias con elásticos apretados y por supuesto hacer algo de ejercicio, como una breve caminata diaria, que puede ser muy efectiva. 

Deja un comentario