Las personas empezamos a envejecer desde el día en que nacemos, ya que de eso se trata vivir. Sin embargo en la actualidad, tanto el término “envejecimiento” como el de “anti-envejecimiento” suelen estar mal utilizados, alterando su verdadero significado.

Anti-envejecer es imposible, porque sólo dejamos de envejecer el día que morimos. Lo que es posible es retardar la aparición de algunos síntomas asociados al envejecimiento ya sea desde el punto de vista estético (arrugas) como mecánico o cognitivo y lograr vivir más años con una mejor calidad de vida.

Pero para que eso suceda, no podemos acordarnos a los 80 años (aunque nunca es tarde) sino que es conveniente empezar a prestar atención a este tema desde muchísimos años antes. Sobre este tema entrevistamos al Dr. Alvaro Lista, fundador del Wellness Anti Aging Center (WAAC), una organización recientemente inaugurada que pretende poner al alcance de todos los últimos descubrimientos científicos en torno al envejecimiento, fundamentalmente en lo relacionado a la medicina molecular. 

La expectativa de vida, (life expectancy, la posibilidad que el 50% de una población particular arribe a cierta edad), era de 49 años al principio del siglo XX en los países hoy llamados desarrollados. Pero durante el 99% de la evolución humana la expectativa de vida no pasaba de los 25 años.

Es decir, como especie hemos evolucionado siendo jóvenes, y tenemos un genoma que está diseñado para mantenernos vivos durante pocos años, hasta nuestra capacidad reproductiva máxima. De hecho, ninguna otra especie en su nicho ecológico natural ha aumentado su expectativa de vida. Los humanos lo hicimos gracias a nuestro cerebro tecnológico y hoy el tiempo máximo de vida, para la especie humana ha sido calculado en 122 años, en las actuales condiciones.

Sin embargo, hay un envejecimiento patológico y uno exitoso. Este último, entendido como sujetos libres de discapacidad, con alto funcionamiento cognitivo y físico, con participación social y en actividades productivas.

(Rowe y Kahn, 1987)

¿De qué depende envejecer exitosamente? 

Según el Dr. Lista, el envejecimiento exitoso es un fenotipo complejo y multi-determinado por numerosos genes y factores ambientales, cada uno de los cuales produce una muy pequeña contribución: “tener una armonía psico-biológica entre el mundo interno y el mundo en el cual vivimos es pro-vida, por ejemplo, la psicoterapia, las técnicas de meditación, etc. Pero esto no alcanza porque no tiene una repercusión directa sobre nuestra biología.

No alcanza con tener una buena nutrición, con tener una buena actividad física, con tener un buen desarrollo psicoespiritual para aumentar los años de vida sanos. Sí alcanza, tal vez, para disminuir ciertas patologías o la prevalencia de ciertas patologías y, por supuesto, para vivir en bienestar los años que vivas, pero no para vivir más años sanos. Para esto es importante incorporar también moléculas, suplementos o fármacos, estudiados cientificamente, en base a un plan personalizado, según el estado de cada uno”.

Como el término está mal utilizado, muchas personas creen que deben ocuparse del envejecimiento cuando son adultos mayores, pero como indica el Dr. Lista, “los papás tendrían que empezar a preocuparse antes por el envejecimiento de sus hijos, porque comienza a partir de que nacemos.

Por ejemplo, hoy se sabe que determinadas situaciones como el estrés perinatal inmediato o prenatal, las depresiones profundas en el embarazo, una infección viral como una gripe, una dieta desbalanceada o una mala nutrición, pueden provocar patologías al niño que nace y, entre otras cosas, va a tener un crecimiento acelerado.

Una de las patologías, creada en la programación del sistema nervioso intrauterino y extrauterino inmediato, es el síndrome metabólico. Esta patología cada vez más frecuente, aumenta drásticamente la tasa de envejecimiento y, por supuesto, de mortalidad.

Está caracterizado por una resistencia a la  insulina con un trastorno de los lípidos, por un aumento de los triglicéridos, por una caída del HDL (que es el colesterol bueno) y por un aumento de la presión arterial, todo lo que lleva a un deterioro global del organismo. Hoy sabemos que esto se genera en el vientre materno o en los primeros meses de desarrollo, así que primero tenemos que preocuparnos por el envejecimiento de nuestros hijos y, por supuesto, de nosotros mismos.

Si conocés que tuviste algún antecedente como los que acabo de contar, estás en riesgo de tener un envejecimiento acelerado. Está demostrado que incluso niños tienen aterosclerosis prematura, que es un signo de envejecimiento arterial. Esto se da en niños que por lo general son obesos, que han sufrido situaciones en su desarrollo tanto intrauterino como extrauterino inmediato que los condiciona a tener una biología relativa en su desarrollo”. 

¿Cómo saber qué predisposición tengo a envejecer?

El Dr. Lista señaló que hoy, “se detectan los factores de riesgo de cada persona y se hace lo que se llama una estrategia de prevención primaria para que no aparezca el fenotipo de la enfermedad. En algunas personas lo lográs, pero en otras no. Igualmente, si la persona hace la enfermedad, va a ser menos severa, va a aparecer tardíamente y va a ser más tratable”. 

Para eso en WAAC, las estrategias están organizadas en un modelo desarrollado por el Dr. Álvaro Lista  llamado ´el patoloma del envejecimiento´ que permite evaluar la forma en que un individuo está envejeciendo y personalizar una estrategia única para desacelerar los procesos. En palabras del Dr. Lista, “lo que nosotros hacemos a través de ciertos estudios es determinar la edad biológica de un individuo con respecto a su edad cronológica y determinar cómo está envejeciendo. El envejecimiento es un hecho biológico multicausal, multifactorial complejo, entonces, para poder acercarnos al estudio de un fenómeno tan complejo, lo modelizamos en siete áreas que llamamos ´patoloma del envejecimiento´”.

Se establece un plan para cada persona y, con marcadores estructurales y bioquímicos, se va observando el proceso y los logros que obtiene. Como señala “va a tener costos diferentes de acuerdo al estado de salud de la persona, al tipo de fármacos que va a tomar, a la cantidad de veces que va a tener que controlarse. Por ejemplo, si viene una persona de 30 años, sana, la veremos una vez al año y le haremos un chequeo una vez por año. En cambio, si viene una persona de 70 años, con un problema cardíaco renal, una diabetes, la vamos a ver una vez por mes.” 

Para el tratamiento “actuamos a través de acciones que sabemos que repercuten en la biología molecular, como por ejemplo, la nutrición y la actividad física, pero también actuamos usando información externa específica para modificar lo que es negativo en la biología de cada uno. Esto lo hacemos mediante químicos que son naturales formulados farmacéuticamente y químicos que son sintéticos y que son altamente específicos en los blancos moleculares en los cuales actúan. Entonces, los fármacos que usamos son productos que regulan los procesos metabólicos y logran que las células sean más resistentes a los daños propios del envejecimiento”.

Para entender esto, debemos saber que las moléculas esenciales de la vida son las proteínas. Tienen un costo energético enorme y van deteriorándose a medida de que son usadas, tanto en la estructura de una célula, como en los motores funcionales de una célula. Algunas de esas células tienen capacidad de replicarse y sustituir esas proteínas por nuevas proteínas, de hecho eso es lo que se hace continuamente, nuestras proteínas son cambiadas cada siete días.

Pero en ese trabajo se producen errores, ya que a medida de que van disminuyendo las capacidades adaptativas en nuestras células, las proteínas van deteriorándose y su reemplazo va siendo por proteínas de menor calidad, incluso aberrantes que tienen una conformación estructural tridimensional no óptima para su función y eso genera, por un lado, una disfunción en las diferentes cadenas informativas donde trabajan las proteínas y por otro, depósitos patológicos de esas proteínas, produciendo enfermedades en cualquier órgano como el riñón, el corazón, el hígado y, por supuesto, el cerebro. En el cerebro la patología neurodegenerativa más común asociada al envejecimiento es el Alzheimer. Entonces, lo que se hace con los fármacos es aumentar la estabilidad de las proteínas.

Cuando se busca un envejecimiento exitoso, también hay que darle importancia al manejo del estrés. Como indica el Dr. Lista, “uno de los motores del envejecimiento es nuestra capacidad adaptativa al estrés”. El estrés es definido operativamente como cualquier situación real o fantaseada que agrede el equilibrio biológico, psicológico o psicosocial de las personas. El estrés es la respuesta a ese agresor, que lo denominamos estresor.

Entonces, una de las primeras cosas que debemos hacer es regular nuestro sistema de estrés tratando de disminuir la respuesta. Por lo tanto, uno de los primeros pilares en el tratamiento para desacelerar el envejecimiento de una persona es disminuir la reactividad del sistema de estrés.

Datos interesantes…

-122 años es la expectativa de vida biológica del ser humano.
-Hoy en día el 85% de las muertes de las clases altas de los países desarrollados son por o están relacionadas con el envejecimiento.
-Luego del período de mayor capacidad reproductiva, que en los humanos está entre los 13 y los 21 años, empieza el envejecimiento y, por lo tanto, el organismo empieza a deteriorarse. La velocidad depende de la genética de cada uno, de la alimentación, de los estilos de vida, etcétera. Pero, gracias a los conocimientos científicos, los seres humanos son los únicos animales capaces de cambiar el destino biológico.
-Si bien la eterna juventud parece una fantasía, en poco tiempo se va a poder evitar el envejecimiento. Algunos gerontólogos afirman que ya ha nacido el ser humano que va a vivir más de 1000 años. A mediados o fines de este siglo, el ser humano va a poder elegir cuántos años vivir y cómo (nuestros hijos y/o nuestros nietos). 
-Entre el 2030 y el 2050 se va a poder reconstruir totalmente el cerebro de un ser humano en el laboratorio. A este fenómeno se le llama “Ingeniería Inversa del Cerebro Humano”. El cerebro es un órgano complejo, maneja teras, bytes de información. Es el único órgano del organismo que maneja esas cantidades y velocidades de información.
-El siglo XXI equivaldrá a 20.000 años de progreso a la tasa de desarrollo media del siglo XX.

¿Qué podemos hacer para lograr una mayor calidad de vida?

Independientemente de su edad, lo que sigue es una visión general de lo que usted puede hacer para vivir más y mejor.
De acuerdo a su edad y género, consulte periódicamente a su médico, el objetivo es controlar cómo transcurre su evolución biológica, y para esto hay que realizar chequeos periódicos.

Controlar el estrés de la vida cotidiana. Esto depende de múltiples variables, desde nuestros genes a nuestra personalidad. En cualquier caso si usted sufre de tensiones cotidianas, está preocupado, sufre de ansiedad, dificultades para dormir, se fatiga, siente que ha disminuido su capacidad para hacer cosas, disfruta menos de su vida, etc. Busque ayuda profesional.

Trate de mantener su peso en valores normales para su edad, y preste atención a su nutrición.

Use suplementos vitamínicos, minerales, ácidos grasos omega 3, hormonas y otros, siempre bajo supervisión de un especialista médico.
Si tiene más de 40 años, tal vez necesite usar fármacos específicos para desacelerar procesos fisiológicos o fisiopatológicos que muestran una edad biológica mayor a su edad cronológica. En el WAAC denominamos a este pilar anti-envejecimiento Fármaco-Prevención.

Realice una actividad física regular, adecuándola a sus gustos, posibilidades y edad. Pero ésta no debe ser menor a caminar 30 minutos por día o su equivalente en pasos, por lo menos 10.000 pasos por día.

Cuide su cerebro, todo el organismo envejece, pero su cerebro es el órgano que más debe proteger. ¿Cómo hacerlo? Lea, juegue a las cartas o cualquier actividad física o deporte que impliquen desafíos continuos. Evite la soledad, comparta actividades sociales con su pareja, amigos y/o conocidos. Tenga uno o más hobbies. Tenga una vida sexual activa. Viaje, busque cosas nuevas, use las tecnologías de la información.

Tenga fe. Busque un sentido positivo en su vida. Sea altruista. Haga el bien en cada oportunidad que tenga. Viva en la verdad. Comuníquese con humildad y apertura con todos quienes lo rodean. Disfrute con lo que tiene, y deje de desear o anhelar lo imposible. Y sobre todo quiérase, mímese. Usted es lo más importante en el mundo.

Extraído de la página web de wacc.
Fuentes: Entrevista al Prof. Dr. Álvaro Lista Varela.
Página web del centro anti-envejecimiento Wellness Anti Aging Center (WAAC)  www.waac.com.uy

Imagen: www.morguefile.com

Deja un comentario