Michelle Arvin es una mujer de 39 años que vive en Nueva York. El trapecismo es su gran pasión y no dejó de practicarlo aún estando embarazada. Solo abandonó los ejercicios más peligrosos y continuó hasta la semana 39 de gestación.

“Pensé que cuanto más tiempo pudiera continuar entrenando estaría más feliz y me mantendría más saludable”. Y agregó que se centró más que nada en ejercicios de fortalecimiento y que la ayudaran a mantenerse en línea.

La fotógrafa Rachel Shane le tomó una serie de fotos junto con otras acróbatas. Mirá las fotos que publicó Montevideo Portal.

Fuente e imágenes: www.montevideo.com.uy

Deja un comentario