En este artículo, quiero acercarles una primera aproximación, de lo que les ocurre psicológicamente a los hombres que van a ser padres. Los procesos psicológicos que ocurren a los varones durante el embarazo, son diferentes que el de las mujeres. 

El hombre a diferencia de la mujer, no tiene todo el cambio hormonal y corporal que da los indicios de que un bebé va a nacer. Esto de cualquier manera, no implica que no experimenten cambios psicológicos.

Este nuevo rol de ser padres, genera emociones y sentimientos nuevos para ellos. Uno de los procesos psicológicos más comunes que suelen ocurrir, es que en esta etapa nueva para ellos, en vez de manifestar o decir lo que sienten, lo actúan. ¿Qué significa esto? Quiere decir que puede ocurrir que somaticen, pueden sentirse muy ansiosos, que coman más de lo habitual, que tengan mareos o hasta quizás tengan vómitos.

Un situación difícil, pero que suele ocurrirles frecuentemente a los varones, es que después de enterarse del embarazo, se empiezan a ausentar, o quizás no se conecten con la panza o sigan su rutina habitual como si nada hubiese pasado.

Hay muchas mujeres que se encuentran muy sensibles por el embarazo, necesitan de mucho apoyo de sus parejas y la verdad es que llega ese momento y ellos se empiezan a comportar de diferente manera.

Es necesario saber que a ellos también les cambia la vida. Tienen un nuevo rol que asumir y va a depender de la particularidad de cada uno y de lo que significa “ser padre” en su propia historia de vida, para entender y comprender lo que le esta ocurriendo.

Si en este camino de ser padres surgen sentimientos, actitudes o comportamientos que no son los esperables o que hacen sentir mal a alguno de los dos, les recomiendo que puedan dialogar o buscar ayuda profesional Psicológica. Están los dos, construyendo una familia y en este construir, están conociéndose y aprendiendo uno del otro.

Deja un comentario