Es común que entre los seis y diez meses de vida, tu bebé comience a querer independizarse de a poco. ¿Cómo lo demuestra? Mediante el gateo.  Si bien hay bebés que no se sienten cómodos gateando y omiten esta etapa hasta que aprenden a pararse, muchos la utilizan  como forma de desplazarse y hasta “inventan sus propias técnicas” como por ejemplo arrastrase sentados o doblar las piernas y usarlas como remos.

 

Gatear, desde el punto de vista físico, es importante para el bebé ya que estimula huesos y músculos. Pero además, lo ayuda a tomar decisiones por sí mismo, explorar y recorrer su propio entorno para así familiarizarse con él. Es decir, el gateo permite que el bebé se vuelva autónomo, dentro de sus posibilidades.

 

Un bebé comienza a gatear, generalmente, cuando ya ha aprendido a sentarse. Luego, mantiene la cabeza erguida y fortalecerá los músculos de brazos, piernas y espalda, los cuales le permitirán ponerse en cuatro patas.  Más adelante aprenderá a pasar de estar sentado a estar en cuatro patas y, al final del proceso, descubrirá que puede empujar sus rodillas contra el piso para desplazarse.

 

Beneficios

 Según el portal abcdelbebe.com son varios los beneficios de gatear:

·         Desarrolla la función neurológica que hace posible desplazarse de manera organizada y mantener el equilibro en el cuerpo (patrón cruzado)

·         Permite que el bebé desarrolle la percepción de sí mismo, para saber dónde está cada uno de los puntos de su cuerpo.

·         Influye en evitar problemas visuales ya que el bebé enfoca ambos ojos en un punto que es de su interés. 


Fuentes: 
http://www.babysitio.com/bebe/desarrollo_gatear.php
                http://www.abcdelbebe.com/el-gateo-fortalece-las-habilidades-cerebrales-fisicas-y-cognitivas-del-bebe
Imagen tomada de: www.morguefile.com 

Deja un comentario